Judiciales

Caso Patricia González: testigo vio una pelea previa en la calle Mármol

A dos meses del crimen, la Fiscalía cuenta con el relato de una persona que presenció la discusión y los golpes de una pareja en el lugar donde apareció, horas después, degollada Patricia González. Ayer realizaron análisis en busca de material genético.

  • La casa de calle Marmol 1077, en donde se encontró el cuerpo. Foto: Diario Panorama

[2013-08-03]
"Estaba oscuro. Ese día vi cuando un hombre golpeaba a una mujer. Ella gritaba. Él luego la abrazaba, pero también seguía pegándole...” El relato habría sido aportado por un testigo de identidad reservada, quien acaba de declarar en la investigación por el asesinato de Patricia González.
La noticia -que trascendió ayer- abona aún más las sospechas en contra de Juan Ramón Páez (“Milanesa”), ex novio y único detenido por el asesinato de la jovencita el 1 de junio.
Según el testigo, en la oscuridad (noche del 31 de mayo o madrugada siguiente) divisó a una pareja en Mármol al 1.000. Subrayó que el hombre golpeaba y gritaba a la mujer; que ella no se defendía y como podía, esquivaba algunos golpes.
La agresión habría sido tan dura que el testigo se quedó observando todo, a escondidas.

Lágrimas y consuelo

Lo desconcertante es que cuando la mujer lloraba, el agresor cesaba algunos segundos del castigo y la abrazaba. El testimonio es considerado muy importante, ya que es en el mismo lugar en que a la mañana siguiente fue encontrada degollada Patricia González.
Para los expertos, en Mármol al 1000 quizá fue asesinada por una sola persona. “Desconcierta la falta del calzado y que su media no tenía ningún elemento extraño, ajeno al escenario”, destacó un investigador.
La ausencia de las zapatillas quizá se deba a una maniobra del homicida, o bien alguien que pasaba por el lugar se las robó.

Reconocimiento

Pese a que la Justicia trabaja bajo un riguroso hermetismo, se sabe que el rol del testigo va mucho más allá, ya que puede ser la persona que identifique al homicida. Desde junio, la defensa de “Milanesa” sostiene que él estaba lejos del escenario del crimen.
Es más, hasta ahora intenta enrostrarle toda responsabilidad al entorno de José Argañarás, un sujeto al que “Milanesa” asesinó en febrero y cuya venganza habría desencadenado el fin de “Pato”. Sea cual fuese la verdad real, los expertos clarificaron que el testigo, más pericias y otras pruebas, erosionan la estrategia de “Milanesa”.
Pese a que éste jura no haber matado a su ex novia, la Justicia meritúa todos los incidentes en que él la habría amenzado de muerte.
El “combo” sería extenso: palizas, denuncias y amenazas; la última se la transmitió a Cristina, hermana de “Pato”. “O vuelve conmigo o la mato”, se supo.