País Histórico proceso

Juicio por Marita Verón: un testigo comprometió a los hermanos Rivero

Simón Nieva, quien declaró hoy no tuvo problemas en decir que María Jesús Rivero y su hermano Víctor, son los responsables del secuestro de la joven tucumana.

  • María Jesús Rivero y su hermano fueron acusados por el testigo.

[2012-05-07] Una nueva semana del juicio por el secuestro y la promoción de la prostitución de María de los Angeles "Marita" Verón se iniciará con el testimonio de un hombre que asegura que la imputada María Jesús Rivero y su hermano, Víctor, son los responsables por el secuestro de la joven, en 2002. La audiencia se demoró porque los jueces esperaban que llegue Gonzalo "Chenguita" Gómez, otro de los imputados.

En la puerta de la sala, María Jesús Rivero repartió una hoja donde constan los supuestos antecedentes penales de Simón Nieva, el testigo que la implica en el secuestro.

El testimonio que Nieva dio en tribunales durante la instrucción, fue el que tomó en cuenta el juez Víctor Manuel Pérez para que los hermanos Rivero estén hoy sentados en el banquillo de los acusados.

Nieva declaró hace ocho años que Víctor Rivero, que era su vecino, le confesó que había secuestrado a Marita en la esquina de Paso de los Andes y San Martín, por orden de su hermana María Jesús. Luego, la vendieron a La Rioja, dijo.

El testigo se presentó como Simón Manuel Nieva, 61 años, casado, propietario de taxis. Contó que conoció a Rivero en setiembre de 2003, cuando el acusado era chofer de remises "5 estrellas". Y que, en diciembre, le contó "una intimidad": "Me dijo que por orden de su hermana Jesús había levantado a Marita Verón en un Fiat Duna blanco, de 5 estrellas, patente SMQ684 -aseguró-. Me dijo que la prostituta de su hermana le había prometido dinero para levantar a Marita y no se lo dio".

"Ese día yo estaba en la verdulería y él daba vueltas a la manzana. Estacionó a la par de mi casa y dijo que estaba enojado. El enojo era con Rubén Ale (dueño de la remisería), porque él había levantado una señorita e intentó abusar de ella -dijo el testigo-. Esa señorita era hermana de un señor que daba misa carismática y vivió un tiempo en el club San Martín". La joven, siempre según Nieva, dio aviso a la base y Rubén Ale, le pidió a Rivero que se presente en la remisería. "Pero Víctor no quería ir porque Ale lo hacía arrodillar, que camine hasta sus pies y los bese. Luego le daba una paliza", relató.

Según contó, Rivero le dijo que Marita "tributaba" unos 5.000 dólares. Cuandola subió por la fuerza al auto, la golpeó con una pistola 9 milímetros, que le manchó el asiento trasero del Fiat. De allí, la llevó a Yerba Buena,a la casa de su hermana. "Cuando se enteraron de que había un allanamiento, la piraron a La Rioja", añadió.

INGRESA TU COMENTARIO - Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad
de sus autores. Es un espacio para la construcción de ideas y la reflexión. No lo use para atacar
el pensamiento contrario.