País

La difusión de un video porno de una menor causa revuelo en La Plata

Un compañero se lo habría robado y luego se difundió en una pantalla gigante durante un acto en el Colegio Nacional.

  • Las imágenes fueron proyectadas en un acto del Colegio. Foto: Diario El Día

[2013-06-27] La exposición de un video erótico de una adolescente de 13 años en las redes sociales convulsionó a la Ciudad y se convirtió en tema prácticamente excluyente en los colegios de la Región. Las imágenes, correspondientes a una alumna del Colegio Nacional, corrieron como reguero de pólvora y reabrieron fuertemente el debate sobre el uso y el abuso de las redes entre los menores.

El o los videos -según algunas versiones serían tres mientras que otras hablan de seis- habría sido grabado por la propia chica, a quien se lo habría “robado un compañero” para subirlo a internet.

Esa versión -como cientos de otras que se contradicen entre sí- figura en Twitter, aunque hasta ayer aparecía como la más verídica, pues fue la más repetida por compañeros de la chica.

Incluso se pudo saber que la adolescente envió una cadena de mensajes a chicos del colegio ratificando esa especie y pidiéndoles que dejen de difundir el video, que se pusieran en su lugar y en el de su familia, y asegurando que tenía pruebas de que la grabación se la habían robado.

SIN MARCHA ATRAS

Pero ya era tarde. La velocidad a la que circulan los materiales en las redes sociales hace que “llegue un momento en que es imposible dar marcha atrás”, explicó un experto consultado por este diario.

Por caso, el martes a la noche el video de la alumna ya era “primera tendencia en Argentina”. Esa figura implica que el material es el más visitado en todo el país.

Ayer, por momentos dejó de ser primera tendencia, pero una y otra vez volvió a ese “indeseable” lugar.

En cuanto a las autoridades del Nacional, rápidamente y durante toda la jornada se volcaron de lleno a la delicada cuestión. No obstante, la rectora de la institución, María José Arias Mercader, se negó a hacer declaraciones públicas.

Por lo que trascendió, en el colegio llamaron a los padres de la menor y comenzaron a tratar el tema con el resto de los alumnos a través de los equipos de psicólogos y especialistas, pero decidieron no hablar por considerarla una cuestión que “atañe a una menor” y que ya estaba en manos de la Justicia.

Así y todo, como se dijo, la habrían comenzado a abordar con el objetivo principal de contener a la alumna.

Lo cierto es que el delicado caso ha provocado una profunda preocupación e indignación en el seno de la comunidad educativa del establecimiento de 1 y 49, así como en toda la Universidad