Policiales Investigación

La banda del "Gallo" Andrada intentó rescatar a uno de sus miembros

Se trata de un peligroso delincuente, que lideraba el tráfico de droga puertas adentro del penal, condenado a cadena perpetua por asesinar a un narco colombiano que quiso salir del “negocio”.

  • Penal Federal de Colonia Pinto.

[2013-11-25] El 26 de octubre pasado, en un gigantesco operativo de Gendarmería denominado “Octubre Blanco” se logró la detención en Frías de Claudio “Gallo” Andrada, líder de una de las bandas más importante del país que se encargaba de la distribución y comercialización de cocaína y que tendría como principal destino el conurbano bonaerense.

En ese procedimiento, también se logró la detención de varios narcos pertenecientes a la red de Andrada en allanamientos en Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero y Buenos Aires.

Complicidad
Una amplia investigación realizada en el Penal de Colonia Pinto permitió determinar que, con complicidad de guardiacárceles y presos funcionaba dentro de la prisión una red de distribución y comercialización de cocaína y marihuana comandada por un recluso que formaba parte de la banda del “Gallo” a quien trataron de rescatar mediante un plan de evasión que fue desarticulado.

A principio de año, los directivos que comandaron la investigación lograron desbaratar uno de los circuitos de ingreso de sustancias prohibidas, pero cuando trabajaban para desarticular totalmente el negocio dentro de la cárcel, fueron acusados de cometer irregularidades y rápidamente fueron separados de sus funciones, deteniéndose por ello las investigaciones.

Liderazgo
Sin embargo, se pudo conocer detalles de la misma: un recluso identificado como “IB” comandaría desde la prisión con la ayuda de otros presos y guardiacárceles el negocio del comercio de estupefacientes. “IB” estaría condenado a perpetua por el asesinato del ciudadano colombiano Michel Agudelo Córdoba, un importante ex jefe narco de la banda de Andrada.

Los investigadores señalaron que a “IB” se le encargó el asesinato del colombiano, “ya que éste se habría querido abrir de la banda”.

Detenidas que fueron las acciones de estos directivos, el “Pelado B” continuaría manejando desde adentro el negocio y si bien no se supo los nombres de sus cómplices, se habrían mencionado sus apodos.