El Zorrito Coria y un encuentro inolvidable con Lucas Matthysse

“La verdad, me siento afortunado de haber visitado a Lucas”, contó el pugilista santiagueño.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
11/07/2018 -

Es uno de los recuerdos que atesorará para siempre, sea cual sea el resultado del combate en el que Lucas Matthysse hará la primera defensa de su título mundial welter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), nada más y nada menos que ante el filipino Manny Pacquiao. “La verdad, me siento afortunado de haber visitado a Lucas”, contó emocionado Cristian Coria.

“El Zorrito” partió hace varios meses hacia Estados Unidos desde Famaillá con la intención de que el boxeo, pero de una manera mucho más estable, sea lo que le dé de comer siempre. Por ello, llegó hasta Los Ángeles donde espera “la” oportunidad que todo boxeador busca. Coria se instaló en el barrio Van Nuys y un miércoles cualquiera su rutina se alteró. “Un amigo en común, Gustavo Sosa, me llamó cerca del mediodía, en pleno almuerzo, para preguntarme si quería acompañarlo hasta Indio para visitar a Lucas. Ni lo dudé”, relató el nacido en Santiago del Estero, pero famaillaense por adopción.

Como en esta época del año Indio, la localidad que también está en el estado de California, tiene el mismo clima que Kuala Lumpur, la capital de Malasia donde se disputará el combate el sábado, Matthysse y su equipo pasaron 95 días para adaptarse. “Antes de empezar las casi tres horas de viaje que hicimos, pasamos por el ‘Mercado Buenos Aires’ para comprar yerba, galletas y cositas para Lucas. Lo que más me sorprendió cuando llegamos fue el calor y más intenso porque está rodeado de desierto”, describió Coria. Pero hay algo que le llamó más todavía la atención del campeón mundial. “Me sorprendió que me haya recordado de 2011, cuando entrenamos juntos en Junín por unas semanas. Al terminar el entrenamiento en el gimnasio, nos invitó a tomar mate en la casa donde se alojaba con su equipo. Tiene una humildad única. Puso a calentar agua, preparó el mate, cebó unos cuantos, se fue a bañar y alimentarse”, rememoró los detalles de la “Rutina Matthysse para invitados”. “Luego volvió y charlamos distendidamente. Nos reímos bastante”, siguió con alegría el relato de su inolvidable experiencia.

¿Y de Pacquiao se habló? “Casi nada. Sólo la importancia que tiene enfrentar a alguien como él y del alejamiento de Freddie Roach (NdR: fue el entrenador de Pacquiao durante 15 años y rompió relación días después del anuncio de la pelea). Hablamos de su Trelew natal, de algunas anécdotas de Junín; le hablé de mi ciudad, Famaillá, y de Loreto también”, detalló “El Zorrito”.

No es de extrañar que Matthysse no hable mucho del combate: lo que hay que decir ya lo dijo desde aquel día de enero en que conquistó el título con un soberbio nocaut ante el tailandés Tewa Kiram, en Los Ángeles. Desde el ring del Forum Inglewood, “La Máquina” exigía un pleito de este calibre y era consciente de lo que podría significar. “Lo estoy viviendo con mucha tranquilidad porque puede ser mi última pelea”, reconoció Matthysse. Y con respecto a ello, Coria opinó: “él sabe mejor que nadie lo que debe hacer para realizar un buen papel ante ‘Manny’. Ojalá todo salga como él lo desea, pero hay que tener en cuenta que enfrentará quizás a uno de los más grandes boxeadores de la historia. Creo que el factor más importante es que hace casi 10 años que Pacquiao no gana por nocaut. Lucas no tiene que entrar en desesperación, ni mucho menos estar presionado”, analizó Coria.

Fuente: La Gaceta

Dejanos tu comentario
Últimas noticias