Policiales Capital

Trabajó en una casa, lo corrieron y volvió para robar casi $ 900 mil

El delincuente, de 18 años, tenía las llaves de la vivienda. Quedó detenido. Ocurrió en El Puestito de San Antonio.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
08/11/2019 -

Un joven de 18 años fue apresado por la Policía pasado el mediodía de este viernes, luego de que se descubriera que había simulado ser testigo de un hecho ilícito ocurrido en la casa de su exjefe, ubicada en el Puestito de San Antonio, al sur de la Capital, inmueble del cual sustrajo una abultada suma de dinero y que ocultó en un montículo de arena en medio de una zona montuosa de las cercanías.

Según se pudo saber, alrededor de las 12 de este viernes, una mujer de 36 años se presentó en la Comisaría Séptima y puso en conocimiento de las autoridades que en su vivienda desconocidos habían violentado uno de los accesos y se habían alzado con dinero en efectivo, pesos y dólares, que se hallaban guardados en una caja en el interior de un ropero.

De inmediato arribó personal policial al lugar, donde se entrevistaron con el propietario de la vivienda, de 40 años, quien mencionó que, mientras estaba en compañía de su hermano realizando algunos trámites personales en el Centro, recibió un mensaje de un joven residente en las cercanías, quien le habría manifestado que desconocidos ingresaron a robar en su domicilio.

Alertado por el llamado del joven, el damnificado regresó a su casa y se dio con la desagradable noticia de que desconocidos habían violentado la cerradura de la puerta de ingreso para luego llevarse 800 mil pesos en efectivo que guardaba en una caja de chapa de color negro y 1350 dólares que se hallaban en una caja plástica gris de menor tamaño.

Los sabuesos comenzaron a atar cabos sueltos en torno al caso y tras entrevistarse con el propietario del inmueble, acto seguido, dialogaron con el testigo del hecho, quien habría dicho que momentos antes, cuando caminaba solo por el lugar alcanzó a ver -a unos doscientos metros de la vivienda- a una persona con ropas oscuras, saltar la tapia medianera que da al patio trasero hacia el exterior, fugándose con tres personas más hacia el sector norte con una bolsa de color negro, hasta que pierde de vista.

El relato del joven fue poco convincente para los investigadores de la División Delito Comunes Capital que se sumaron al procedimiento, ya que incurrió en algunas contradicciones y los ojos de las sospechas recayeron en él, debido a que había trabajado para el damnificado hasta poco tiempo atrás, siendo despedido por falta de conducta en las tareas asignadas.

Así fue como tras varias preguntas al muchacho, se pudo establecer un paralelo entre sus actividades y su conocimiento del interior de la vivienda y ya que disponía de llaves de acceso a la misma, se le indicó que mostrara por dónde huyeron los desconocidos. Entonces este terminó por admitir que había ingresado a la vivienda con fines de robo y que había enterrado el botín en un montículo de arena de la zona montuosa.

Los investigadores recuperaron una caja negra tras remover la arena del sitio indicado por el joven, secuestrado la totalidad del dinero sustraído. Posteriormente, condujeron al exempleado hacia la sede policial donde quedó alojado por disposición del fiscal interviniente a la espera de una resolución por la causa que se abrió en su contra.


Últimas noticias