Regionales Femicidio

Jujuy: la estranguló y cinco horas después la llevó al hospital

Durante el juicio por la muerte de su mujer, el acusado intentó imponer una teoría valiéndose de crisis de convulsiones que fueron contrariadas por el médico forense.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
10/12/2019 -

Reynaldo "Aldo" Martínez no solo estranguló a su mujer, sino que además le propinó una feroz golpiza delante de sus hijos y sus padres, lavó su cuerpo y cinco horas después la llevó en su auto particular a la guardia del hospital "Pablo Soria". El lunes le dijo al Tribunal en lo Criminal Nº 2 que los movimientos del ataque fueron involuntarios, debido a los episodios de convulsiones con los que convive.

En la sala de audiencias del segundo piso del Palacio de Tribunales inició el lunes la primera audiencia del debate oral que se le sigue a Martínez acusado de asesinar a su pareja en julio del 2013, en la vivienda del barrio 22 de Diciembre donde vivían junto a sus hijos y los padres del imputado.

Martínez declaró en el inicio de la audiencia y sus dichos llenaron de impotencia y bronca a los hermanos de Angelina Cayo, que estaban presentes en el debate.

Intentó imponer una hipótesis que pareció estar ensayada durante varios días, entre tantas explicaciones que dio, dijo que se defendió de un ataque por parte de Cayo, que intentó detenerla con una mano que apoyó su cuello y justo en ese momento sufrió una convulsión y sus movimientos involuntarios fueron los que hicieron presión en la tráquea de su mujer.

Pero el hombre no supo explicar el motivo de haberla atacado alrededor de las 17 de ese 13 de julio y recién alrededor de las 21 la llevó a la guardia del hospital "Pablo Soria", sin signos vitales y con sus prendas de vestir mojadas.

Angelina Cayo era una mujer que había caído en la adicción al alcohol desde 2013 aproximadamente y según sus hermanas, "Aldo" Martínez la obligaba a beber a la par de él.

Había sido elegida testigo de casamiento de su sobrina Tatiana Cayo y la ceremonia sería el viernes 14 de julio.

Entre los 13 testigos que declararon ayer, el testimonio del reconocido médico forense Guillermo Robles Ávalos tiró por tierra cualquier estrategia defensiva del hombre acusado de femicidio.

En primer lugar dejó en claro que tenía golpes en distintas partes del cuerpo de distinta data. Es decir que la mujer fue constantemente agredida antes de ser asesinada e incluso días anteriores. Además el informe del forense estableció que la mujer fue estrangulada y esa fue la causa de muerte.

El fiscal de Cámara habilitado Diego Cussel le pidió al médico que explicara sobre un eventual ataque de convulsión en una situación de stress, y Robles Ávalos dejó en claro que si una persona que sufre un ataque de estas características, pierde el control del movimiento de su cuerpo, pero también pierde la estabilidad y en lugar de hacer movimientos involuntarios, es más probable que se caiga a que haga presión sobre otro cuerpo, siempre hablando de la hipótesis que trató de imponer el imputado.

Martínez no quería ir al casamiento de la sobrina de Cayo, tampoco quería que Cayo fuera. Según el relato de sus hermanas, siempre trató de separarla de su familia porque Angelina Cayo le contaba a ellas que era víctima de violencia de género y en más de una oportunidad fueron a hacer la denuncia a sede policial.

Ese jueves 13 de julio, Angelina Cayo había llamado a su sobrina y le había dicho que no podía concurrir a su casamiento; además una semana antes del crimen, le había pedido llorando a una de sus hermanas irse a alquilar juntas una pieza, porque no aguantaba más los golpes que Martínez le propinaba y que la Policía y la asistente social no le creía por su adicción al alcohol.

Martínez se encerró con Cayo en una pieza y puso llave, uno de sus hijos vio todo desde una ventana, luego salió como si nada hubiera pasado y dijo "mamá está durmiendo, no la molesten".

Fuente: El Tribuno.
Dejanos tu comentario
Últimas noticias