Viernes 07
Mayo de 2021
X
Regionales

Investigan la misteriosa muerte de un estudiante catamarqueño en Tucumán

La denuncia por su desaparición activó la búsqueda por parte de las fuerzas de seguridad y finalmente este jueves, mediante un llamado telefónico a la línea 101, se supo que en el cerro San Javier habían hallado el cuerpo de una persona.

05/03/2021

La Justicia de la provincia de Tucumán investiga las circunstancias que rodearon la muerte del catamarqueño Ignacio Sosa Soler (25), quien era intensamente buscado desde el lunes y cuyo cuerpo fue hallado ayer a la mañana en el cerro San Javier.

De acuerdo con la información a la que pudo acceder El Ancasti, el joven deportista salió a la tarde de su casa de la capital tucumana, que compartía con tres de sus cinco hermanos, al mando de su bicicleta mountain bike. A la noche y ante su ausencia se encendieron las alarmas de la familia, que comenzó la búsqueda realizando contactos con amigos, conocidos y publicaciones en las redes sociales. El miércoles una foto suya junto con números telefónicos solicitando datos de su paradero se viralizó y la búsqueda tomó estado público en toda la región.


Te recomendamos: Crece el escándalo en Tucumán por administrativos del equipo de Salud y demás funcionarios vacunados


La denuncia por su desaparición activó la búsqueda por parte de las fuerzas de seguridad y finalmente este jueves, mediante un llamado telefónico a la línea 101, se supo que en el cerro San Javier habían hallado el cuerpo de una persona. Poco después el comisario Carlos Ruiz confirmó que se trataba de Sosa Soler.

Por el hecho se dio intervención al Ministerio Público Fiscal desde donde se ordenó extender el área de rastrillaje, ya que la bicicleta en la que había salido no estaba en las inmediaciones. El cadáver fue hallado a 5 kilómetros de la comisaría de El Corte, en inmediaciones de las instalaciones de una confitería. Según las pericias preliminares, el joven habría fallecido al sufrir un accidente y luego le robaron la bicicleta. Sin embargo, la fiscalía interviniente no descarta ninguna hipótesis y en este marco ordenó una serie de pericias para determinar las circunstancias que provocaron el deceso, más que nada porque halló su mochila pero no se pudo encontrar la bicicleta.

Ignacio era hijo de Silvia Soler, secretaria de la Cámara Penal N° 2, y de Augusto Sosa, integrante del Ejército. Jugaba al rugby en el ‘Bajo Hondo Rugby Club’ de esa provincia, institución a la que ingresó cuando estudiaba en Facultad de Educación Física de la Universidad Nacional de Tucumán.

Al cierre de esta edición y de acuerdo con lo publicado por medios de prensa tucumanos, se supo a través de su hermana Silvia que la última comunicación con Ignacio fue el lunes a las 17 cuando él compartió una foto con un paisaje del cerro San Javier.