Martes 22
Junio de 2021
X
Opinión y Actualidad

Crítica de "Solo una vez"

Para espectadores comprometidos con los problemas sociales.

11/06/2021

Por Juan Pando
Para Fotográmas

Dos son los puntos que diferencian Solo una vez de sus precedentes en tratar la violencia machista en el cine español: Solo mía (Javier Balaguer, 2001) y Te doy mis ojos (Iciar Bollaín). El primero es que sus protagonistas son ‘gente cool’; escritor de cierto éxito, él, y editora, ella. Un tipo de personas entre las que, a primera vista, parece más difícil imaginar, de entrada, que puedan darse estos comportamientos. El segundo, el punto de vista que adopta el guion, que es el de la psicóloga a la que llegan primero él, obligado por un juez, y luego ella, dispuesta a deshacer lo que parece un desafortunado malentendido.

Es en ese planteamiento en clave de thriller, que obliga al espectador a analizar cada palabra y cada gesto para decidir si está o no ante un caso de violencia machista, cuando la película alcanza su máximo interés. Se resuelve bien la adaptación del original teatral al medio cinematográfico, incluyendo profusión de primeros planos, pero a veces incurre en lugares comunes sobre el maltrato y se echa en falta más espontaneidad en los personajes.