Santiago del Estero, Viernes 27
Mayo de 2022
X
Mundo

Una mujer británica recupera su visión tras recibir el primer implante de un chip biónico

La londinense de 88 años se convirtió en la primera paciente del Reino Unido en recibir un revolucionario implante ocular. La cirugía fue realizada en el Moorfields Eye Hospital.

21/01/2022

Una mujer londinense de 88 años se convirtió en la primera paciente del Reino Unido en recibir un revolucionario implante ocular con un chip biónico que le ayudó a restaurar parcialmente su visión.

La cirugía realizada en el Moorfields Eye Hospital de la capital británica consistió en la inserción de un microchip de 2 milímetros de ancho debajo de su retina, mientras que unos anteojos especiales contienen una cámara conectada a una pequeña computadora que le permiten ver.

El microchip captura las imágenes visuales proyectadas por los anteojos y las transmite a la computadora.

La paciente padece la forma más común de degeneración macular seca relacionada con la edad (DMAE) y el implante ofrece la esperanza de recuperar parcialmente la visión a quienes padecen atrofia geográfica (AG).

Esta enfermedad es progresiva y actualmente no tiene tratamiento. Alrededor del 12% de los mayores de 80 años padecen DMAE seca, mientras que la AG afecta al 6,7% de los mayores de 80 años.

Tras toda una vida de visión normal, la degeneración macular asociada a la edad le hizo perder la vista en un ojo.

"Estoy emocionada por ser la primera en tener este implante", dijo la receptora, quien ahora está feliz ante la perspectiva de disfrutar de sus pasatiempos nuevamente, según consignó la BBC.

Por su parte, el cirujano Mahi Muqit, del Moorfields Eye Hospital, explicó que este innovador dispositivo ofrece la esperanza de restaurar la vista a las personas que sufren pérdida de visión debido a la degeneración macular seca.

"El éxito de esta operación y la evidencia reunida a través de este estudio clínico proporcionarán la evidencia para determinar el verdadero potencial de este tratamiento", afirmó.

En noviembre pasado, otro paciente se convirtió en la primera persona en el mundo en tener una prótesis ocular impresa en 3D en el mismo hospital.