Santiago del Estero, Viernes 01
Julio de 2022
X
Revista

La contaminación de la guerra: la huella de carbono militar y el conflicto de Ucrania

El conflicto ha puesto de manifiesto la dependencia mundial del petróleo y el gas, que también financia la maquinaria bélica rusa.

23/06/2022

Mientras que la actual invasión rusa de Ucrania ha alimentado la miseria, la muerte y la destrucción generalizadas, se conocen menos las repercusiones de largo alcance sobre el clima.

Los miles de millones de dólares en armamento, aviones, tanques y camiones que impulsan el conflicto contribuyen a las emisiones directas que, en medio de la niebla de la batalla, siguen siendo difíciles de cuantificar, y que no se tienen en cuenta en el objetivo de París de limitar el calentamiento a 1,5 grados.

Pero al desencadenar una crisis energética mundial, la guerra de Ucrania también supone una amenaza indirecta para los objetivos climáticos globales.

El conflicto ha puesto de manifiesto la dependencia mundial del petróleo y el gas, que también financia la maquinaria bélica rusa. Mientras las naciones occidentales luchan por encontrar alternativas, muchas se inclinan por fuentes de energía aún más contaminantes.

El impacto climático de la guerra en Ucrania


Te recomendamos: "Rusia ha optado por continuar su guerra en Ucrania, esta noche hemos decidido dejar de importar el 90% del petróleo ruso"


Los líderes mundiales tendrán que abordar por fin el impacto climático de los conflictos cuando se dirijan a la cumbre del G7 en Alemania el 26 de junio, afirma Axel Michaelowa, socio fundador de la consultora climática alemana Perspectives Climate Group. "El G7 está luchando ahora con los impactos indirectos de la guerra relacionados con la energía", dijo. "Hacen más difícil que el G7 alcance los objetivos climáticos del Acuerdo de París".

Michaelowa es el autor principal de un informe, publicado durante la conferencia sobre el clima celebrada la semana pasada en Bonn (Alemania), que destaca la necesidad de informar mejor y contabilizar las emisiones militares y relacionadas con los conflictos.

Una de las sugerencias es la inclusión de todas las emisiones militares en un "inventario global" de gases de efecto invernadero que debe concluirse en la conferencia sobre el clima COP28 en noviembre de 2023. Otra sugerencia es que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que gestiona los objetivos climáticos mundiales, examine la "destrucción de los depósitos de carbono" durante la guerra, como los depósitos de combustible, las ciudades y los incendios forestales.

Conciencia sobre emisiones militares

Para Stuart Parkinson, investigador de Scientists for Global Responsibility (SGR) y experto en emisiones militares, cualquier gasto de guerra está ligado a los combustibles fósiles, incluso en Ucrania.


Te recomendamos: ¿Hay 'luz verde' de Biden para comprar el petróleo de la 'Venezuela de Maduro'? Una lectura más allá de los rumores


"El gasto militar es intensivo en carbono debido a la dependencia de los combustibles fósiles de las fuerzas armadas", afirmó, señalando que Rusia y Ucrania representaban conjuntamente alrededor del 3,5 por ciento del gasto militar total de 2,1 billones de dólares antes de la guerra, pero que desde entonces Ucrania ha recibido 19.000 millones de dólares en ayuda militar solo de Estados Unidos.

Al menos ocho países de la OTAN tienen previsto aumentar sus presupuestos militares debido a la guerra, y Alemania ha anunciado un incremento de 100.000 millones de euros, según Parkinson.

"El aumento del gasto militar repercutirá en el total de la huella de carbono militar, además de las enormes emisiones derivadas directamente de la guerra", dijo.

La transparencia climática podría fomentar la paz

Aunque la noción de guerras por petróleo no es nueva, el cambio climático está añadiendo otra dimensión al vínculo entre los militares y los combustibles fósiles.

Si la contabilidad obligatoria de las emisiones militares puede amenazar la capacidad de un país para cumplir sus objetivos climáticos, "esto podría tener un efecto disuasorio sobre la agresión", afirma Axel Michaelowa.

La idea es que la acción para limitar el calentamiento global a 1,5 grados exigirá una transición energética completa a través de fuentes renovables, lo que significa que habrá menos dinero obtenido de las exportaciones de combustibles fósiles que pueda reinvertirse en grandes máquinas de guerra... y en conflictos. "Si tenemos un mundo basado en las energías renovables y descentralizadas, habrá menos fondos para los que quieran invadir a sus vecinos", añadió Michaelowa.