Santiago del Estero, Martes 29
Noviembre de 2022
X
País

La oposición cargó contra la herencia que dejó Guzmán y advirtió que la crisis podría agravarse

En una atmósfera de preocupación palpable, los jefes de bloque opositores responsabilizaron al Gobierno y al exministro de Economía por la situación económica.

05/07/2022

Esta vez no hubo escándalos ni gritos, tan propios en una sesión que se presumía caliente en la Cámara de Diputados. La crisis política y económica que se desató a partir de la salida abrupta del exministro de Economía Martín Guzmán instaló esta tarde un clima sombrío en el recinto, dominado por la preocupación y la incertidumbre. En este marco, los jefes de bloque de las distintas fuerzas hicieron su catarsis y, si bien no se ahorraron reproches mutuos, evitaron –deliberadamente– que el intercambio pasara a mayores.

Se trató de un acuerdo premeditado entre el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y los jefes de los bloques para no atizar más el fuego de la crisis. El tigrense, quien había sonado como potencial “superministro” de la gestión de Alberto Fernández, volvió a ocupar el principal sillón del estrado y, si bien lució un semblante tranquilo, no parecía de ánimo para sus clásicos chascarrillos. Los opositores, a sabiendas de la gravedad de crisis, hicieron su parte y evitaron los golpes bajos. Ni siquiera Fernando Iglesias, que con sus comentarios mordaces suele sacar de las casillas a Massa y a los legisladores del Frente de Todos, mantuvo respetuoso silencio.

“Vivimos un momento de extrema gravedad. Estamos frente a un presidente débil, a un gobierno débil, pero que, además, en los últimos 30 días han triturado de manera irresponsable la confianza de la sociedad y ha subido al máximo posible la incertidumbre –advirtió el diputado radical Mario Negri–. Las crisis no las controlan los dirigentes. Cuando toman autonomía, nadie sabe cómo terminan, pero nunca terminan bien.”

Tenga la tranquilidad de que nosotros no empujamos a nadie. A nosotros, muchas veces, nos empujaron. Se los digo fraternalmente: no se emujen entre ustedes porque va a terminar en un abismo la sociedad argentina", alertó.

Por su parte, el jefe de Pro, Cristian Ritondo, cargó contra Guzmán. “La herencia de Guzmán a (Silvina) Batakis es una deuda récord en dólares y en pesos, atraso cambiario, brecha de más del 100%, déficit récord, hipercepo, reservas del Banco Central en negativa, salarios y jubilaciones por el piso, no tienen combustible y 2500 puntos de récord país. Ah, pero Guzmán”, enfatizó. “Espero que no se les ocurra decir ‘ah, pero Macri’ nunca más después de esta crisis”, desafió.

El ministro se fue no solo dejando una bomba, sino dejando una bomba en pleno proceso de estallido”, advirtió, por su parte, el también diputado de Pro Luciano Laspina. “Esto es mucho más criticable, y esa es la herencia con la que ahora tiene que lidiar el nuevo equipo económico”. “La crisis política es el síntoma, no es la razón de la crisis”, sino que se trata de que “estamos asistiendo al final de un ciclo de populismo que lleva 20 años”, enfatizó.

El jefe del bloque de la Coalición Cívica, Juan López, también apuntó contra la “irresponsabilidad” del saliente ministro Guzmán. “ Fue un oportunista, descarado, escandaloso. Se fue en este momento porque no se quiere hacer cargo de lo que va a pasar en pocos días. Su modelo fracasó. Nos deja en el poder a la ministra (Silvina) Batakis. Si tenemos suerte va a ser una almacenera. Si tenemos mucha suerte, va a ser una buena almacenera. Si tenemos poca suerte, que creo es lo que va a pasar, no sabemos el poco tiempo que va a durar”.

En otro momento, palabras como la de López hubiesen desatado un griterío en la bancada oficialista. Sin embargo, un silencio casi mortuorio prediminaba en el bloque que conduce Germán Martinez. Nadie respondió.