Santiago del Estero, Miércoles 07
Diciembre de 2022
X
Regionales

Gendarmería secuestró más de 34 kilogramos de cocaína en Jujuy

El estupefaciente de máxima pureza está valuado en más de 100 millones de pesos.

06/10/2022

Los efectivos de Gendarmería Nacional que prestan servicios en la Sección "Abra Pampa", que depende del Escuadrón 21 "La Quiaca", secuestraron 34 kilos de cocaína de máxima pureza, valuada en más de 100 millones de pesos, que habían sido abandonados por ocupantes de un vehículo, que lograron darse a la fuga.

Según las fuentes que fueron consultadas por nuestro diario, el hecho se registró el martes pasado, en el momento que los efectivos de la Fuerza Nacional realizaban controles viales sobre el kilómetro 1.922 de la ruta nacional N° 9 a la altura de la ciudad puneña y en esas circunstancias divisaron un vehículo marca Peugeot 307, conducido por un hombre, quien embistió el puesto de control, haciendo caso omiso a las señales de detención.

De inmediato se inició un seguimiento controlado del rodado en dirección a la ciudad de Abra Pampa y la ruta nacional N° 11 y en un momento determinado los uniformados observaron cuando se arrojaban tres mochilas desde la ventanilla del automóvil, por lo que comunicaron el hecho a la Fiscalía Federal de nuestra provincia, quien dispuso la apertura de los bultos.

Los funcionarios, ante testigos hábiles contabilizaron 32 paquetes rectangulares que contenían una sustancia pulverulenta blancuzca, la cual fue sometida a prueba de campo Narcotest y arrojó resultado positivo para cocaína, con un peso total de 34 kilos 337 gramos, valuada en más de 100 millones de pesos.

Los gendarmes decomisaron el estupefaciente en infracción a la Ley 23.737 y por disposición de la Fiscalía Federal, el cargamento quedó secuestrado y alojado en el depósito de Gendarmería en la ciudad fronteriza de La Quiaca.

Además se realizó un recorrido preventivo por la ciudad puneña y los caminos vecinales, para tratar de dar con los ocupantes del rodado, pero de momento con resultados negativos.

Fuente: El Tribuno