Lo + Viral Roma

Una mujer quedó atrapada por la puerta del subte y fue arrastrada por el andén

Ocurrió por un error del maquinista que se encontraba distraído comiendo en la cabina.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
17/07/2017 -

La semana pasada se vivió en el Metro de Roma un momento de terror cuando una mujer quedó atrapada con las puertas del último vagón. El conductor, Gianluca Tonelli, estaba comiendo en la cabina e iba distraído a los mandos. No se percató de todas las señales de alerta y los gritos que llegaban desde la estación. La mujer fue arrastrada por todo el andén hasta chocar violentamente con la pared del túnel. 

El estado de la mujer es grave, pero los médicos aseguran que no se teme por su vida. Algo impactante después de ver las imágenes que acaban de salir a la luz del terrible suceso. La secuencia de las cámaras de seguridad, filtradas en exclusiva por el Corriere della Sera, muestra los momentos de pánicos de la mujer y la impotencia de los pasajeros que estaban en tierra.

Los responsables del Metro de Roma suspendieron a Tonelli. Un total de 11 videos de seguridad capturaron su infracción y ya están en poder de la Policía. Según publica el Corriere della Sera, el conductor del metro dice sentirse “humillado” por lo sucedido y lo achaca todo a la mala suerte. Por el momento dice ser incapaz de ver los videos del accidente que está publicándose por toda Italia.

El diario La Repubblica logró entrevistar a la víctima del suceso, Natalya Garcovich. Se trata de una bielorrusa de 43 años que aún permanece en una unidad de cuidados intensivos del Hospital General Tor Vergata. Tiene la cara y el cuerpo magullados. “Sólo sé que iba en el metro, oí gritos y entonces ya no recuerdo nada. Abrí los ojos y me encontré aquí”, confiesa.

En los videos que se pueden ver en YouTube se aprecia como Natalya fue la última en acceder al metro. Quiso entrar en el último vagón, pero al ver que no tenía tiempo desistió en su intento de entrar. Por desgracia la puerta se cerró de forma que le atrapó el bolso y una mano.

Un policía que vigilaba en el andén fue el primero que intentó salvarla, pero no consiguió liberarla. Acto seguido empezó a hacer aspavientos con un pulóver rojo buscando llamar la atención del conductor sin éxito. Nadie más de los presentes se acercó a la mujer para frenarla.

Fuente: La Vanguardia