Mundo ¿Inversión o corrupción?

La Fuerza Aérea India tiene miedo que palomas volteen a sus cazas Rafale

El hecho es que el potente ruido de los motores ya no asusta a las palomas. Como muestra, el reciente accidente de un avión Jaguar, en cuyo motor se había metido una de estas aves.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
09/07/2019 -

La cría desmedida de palomas por parte de los habitantes de las cercanías de la base aérea india de Ambala ha puesto en peligro su funcionamiento normal. La preocupación de las autoridades militares indias se incrementa en vísperas de la pronta llegada a la base de los primeros cazas Rafale adquiridos a Francia, informa el rotativo local The Tribune.

La Fuerza Aérea india ha llegado incluso a presentar una protesta formal ante la administración civil de la zona. El hecho es que el potente ruido de los motores ya no asusta a las palomas. Como muestra, el reciente accidente de un avión Jaguar, en cuyo motor se había metido una de estas aves.

A partir del año que viene la base comenzará a recibir los costosos Rafale, producidos por la compañía francesa Dassault Aviation. La adquisición desató un escándalo de corrupción. Cada una de estas aeronaves le cuesta al erario público 240 millones de dólares.

En agosto de 2018 los exministros Yashwant Sinha y Arun Shourie denunciaron que el acuerdo de compraventa de 36 cazabombarderos Rafale fue la "mayor estafa jamás registrada en defensa" y acusaron al Gobierno del primer ministro Narendra Modi de "comprometer la seguridad nacional", informó entonces el portal Business Line del rotativo local The Hindu.

Los Rafale o la salvación para Dassault Aviation

En 2007 las autoridades indias convocaron un concurso en el que competían el ruso MiG-35, los estadounidenses F-16IN y F/A-18E y el sueco Gripen, además del francés Rafale y el europeo Typhoon. Cinco años después, Nueva Delhi anunció que la aeronáutica gala Dassault Aviation se había llevado el contrato para fabricar 126 aviones de combate por un importe total de 10.400 millones de dólares.

Parece que esa operación salvó financieramente a Dassault Aviation, dado que en diciembre del 2011 el entonces ministro de Defensa de Francia, Gérard Longuet, advirtió que la firma dejaría de fabricar sus cazas multifuncionales Rafale si no cerraba alguna transacción de compraventa internacional antes de 2018.

En los casi 20 años que lleva en el mercado la aeronave, que produce Dassault en serie para la Fuerza Aérea francesa nacional desde el año 2000, su fabricante no había logrado ni un solo pedido de otro país, ello a pesar de que los Rafale estuvieron presentes en numerosos concursos internacionales.

 


Últimas noticias