Locales Salud

Cirugía bariátrica en Santiago: una herramienta para enfrentar la obesidad mórbida

Incluida en el Plan Médico Obligatorio, esta intervención ayuda a combatir la obesidad y a prevenir enfermedades derivadas de ésta. En Santiago del Estero hay un equipo de especialistas que la realiza desde el 2015, garantizando una mejor calidad de vida a todos los pacientes.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
20/08/2019 -

Cuando los números de la balanza no son los esperados y la ropa no entra; cuando cuesta hasta caminar, o no hay dieta que funcione y cuesta hasta respirar, es ahí cuando la persona muchas veces entiende que algo no está bien en su cuerpo y, después de todo un proceso interno, acepta la realidad: es obesa y necesita ayuda para enfrentar un problema que en muchos casos lleva a la muerte.

La obesidad mórbida significa que una persona es tan gorda que su bienestar y su salud están en peligro y es considerada una epidemia por la Organización Mundial de la Salud desde hace poco más de 20 años. Según las últimas estadísticas, se estima que anualmente más de 3 millones de personas en el mundo mueren por ella.

La cirugía bariátrica es una herramienta que ayuda a combatir la obesidad mórbida, y año tras año demuestra su eficacia, no sólo porque los pacientes que se someten a ella bajan notablemente de peso, sino porque cambian radicalmente su estilo y calidad de vida. No se trata solamente de una cirugía para bajar de peso, sino de una herramienta eficaz para prevenir otras enfermedades que acarrea la obesidad: hipertensión, diabetes e hipotiroidismo, por ejemplo.

En Santiago se puede tratar la obesidad y someterse a la cirugía
Muchas veces, cuando se habla del tema obesidad, casi de manera automática se piensa la posibilidad de consultar especialistas en otras provincias. Sin embargo, en Santiago del Estero existe CAIRO, un centro de atención integral e interdisciplinaria para los pacientes obesos. De la mano de los cirujanos Jorge Argañaras, Gustavo Carabajal y Mauricio Cerioni; la doctora en Nutrición, Vanina Trejo; las licenciadas en Psicología, Carolina Ruzo, Gisella Migliorini y Rita Amado, y las licenciadas en Nutrición, Sabrina Juárez y Pía Bravo, CAIRO viene brindando sus servicios desde el año 2015. Los profesionales trabajan en la parte pública y privada y realizaron numerosas intervenciones en el Hospital Regional Ramón Carrillo y en un sanatorio privado de esta Capital.

Los Dres. Argañaras y Trejo explicaron cómo trabaja CAIRO con sus pacientes.
Los Dres. Argañarás y Trejo explicaron cómo trabaja CAIRO con sus pacientes.

La cirugía consiste en un conjunto de técnicas y procedimientos quirúrgicos que buscan cambios en la fisiología del tubo digestivo, para conseguir pérdidas de peso mantenidas y duraderas en el tiempo, como así también la prevención de patologías relacionadas y/o derivadas de la obesidad, como la diabetes, hipertensión, hipotiroidismo, entre otras.

“Los cirujanos trabajan directamente sobre el estómago, y en otros casos, sobre el intestino, a través de dos tipos: las restrictivas (que hacen que el paciente coma menos, por ejemplo la manga gástrica) y las malabsortivas y restrictivas (que el paciente absorba menos nutrientes, por ejemplo el bypass gástrico). El tipo de procedimiento se decide en base a cada paciente, dependiendo de las características particulares de cada caso”, explicaron los cirujanos de CAIRO.

Los Dres. Cerioni, Carabajal y Trejo escuchan atentamente el testimonio de Natalia, una paciente operada y asistida por el equipo médico de CAIRO.
Los Dres. Cerioni, Carabajal y Trejo escuchan atentamente el testimonio de Natalia, una paciente operada y asistida por el equipo médico de CAIRO.
Hasta aquí, parece tarea sencilla: entrar al quirófano con sobrepeso y salir flaco. Pero no lo es. La cirugía es sólo una parte del proceso al que el paciente se somete y no puede llegar a ella sin haber atravesado otra parte fundamental: tomar consciencia de su enfermedad y cambiar sus hábitos. “La cirugía no es una salvación, es una gran ayuda. La idea es que el paciente se prepare, cambie las conductas y pueda iniciar una vida saludable. El alta definitiva, después de la cirugía, se da recién a los 5 años”, precisó el Dr. Gustavo Carabajal.

¿Cómo se llega a la cirugía?
Modificar todo lo que se expuso no es posible de un día para el otro. Para poder acceder a la cirugía, se debe ser consciente de que la obesidad es una enfermedad crónica, es decir, que no termina con bajar de peso. Es clave una educación nutricional de base, el paciente debe aprender a comer sano.

En este aspecto aparece el equipo de nutricionistas y médicos nutricionistas que se encargan de enseñar a los pacientes a alimentarse de manera correcta. Pero claro, la ayuda del equipo de psicólogas que acompañarán al paciente desde el primer día, desde que decide buscar ayuda y convertirse en un “candidato” a realizarse la cirugía, es también fundamental. Se debe identificar el trasfondo de la obesidad para así poder afrontar con responsabilidad el cambio al que se someterán.

“Es importante aclarar que la obesidad es una enfermedad crónica, y si no se modifican hábitos, hay altas probabilidades de que el tratamiento fracase”, aseguró Carolina Ruzo, una de las psicólogas de CAIRO. Para que una persona sea “candidato” a la cirugía, es importante que modifique su estilo de vida. “La persona debe adquirir hábitos saludables y no debe haber cuadros de angustia ni ansiedad. Recién ahí podemos decir que está preparada para el cambio y se realiza el informe como “candidatos” a la intervención quirúrgica”, agregó Ruzo.

¿Cómo llega una persona a ser obesa?
El grupo de profesionales consultado mencionó tres factores claves a la hora de hablar de las causas de la obesidad: la genética (la predisposición a “ser gordo”); la orgánica (lo que hace que el cuerpo engorde), y la socioambiental (la familia, los hábitos alimenticios y toda una cuestión cultural).

Sin lugar a dudas, el aspecto cultural es importante. Una reunión en familia implica pensar, casi de manera automática, cuál será el plato a compartir. Si el encuentro es con amigos, para jugar a la Play por ejemplo, no falta la comida y así un sinnúmero de situaciones que hablan de malos hábitos alimentarios. La vida acelerada hace que muchas veces se opte por comprar comida, terminando en muchas ocasiones en la llamada “comida chatarra”, opción que aporta gran cantidad de grasas saturadas que pueden elevar los niveles de colesterol en el organismo y favorecer el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Lo importante, sostienen los profesionales, es saber que puede lucharse contra la obesidad. Una persona no puede darse por vencida y si tiene la voluntad de revertir el cuadro y su organismo la ayuda, la obesidad y las complicaciones que muchas veces arrastra, pasarán a ser temas controlados. “La cirugía es una herramienta, pero lo fundamental es la prevención y tratar de no llegar al punto de tener que operarse”, aseguró el Dr. Mauricio Cerioni, quien hace hincapié en la necesidad de modificar los hábitos de vida que muchas veces llevan a las personas a ser obesas.

¿Qué pasa después de la cirugía?
Bien, luego de un tiempo de trabajo con psicólogos y nutricionistas, la persona recibe el apto para ser intervenida y la cirugía bariátrica se realiza de manera habitual.

“Tras el post-operatorio es fundamental dejar el sedentarismo y comenzar a entrenar de a poco. Respecto a las comidas, debemos trabajar y adaptar nuestros hábitos al aparato digestivo nuevo. Es como con los niños, debemos aprender a comer y a masticar para evitar complicaciones. Es toda una educación que lleva tiempo y ese hábito debe ser adoptado para siempre”, explicó la Dra. Trejo, experta en nutrición.

¿Puede recuperarse peso tras el paso por el quirófano?
“Por una cuestión de conducta, algunos pacientes recuperan su peso”, asegura el Dr. Jorge Argañaras al hablar de las personas que luego de la cirugía bariátrica aumentaron unos kilos. El profesional explicó que “existen procedimientos de revisión” para determinar si una persona operada puede pasar nuevamente por el quirófano en caso de que haya aumentado de peso. “Todo debe ser bien estudiado. Si por una cuestión anatómica alguien recupera peso, puede hacerse una cirugía nueva. En muchas casos, el peso es ganado por dejar de lado el tratamiento y perder las reglas de conducta que se enseñan a todos los pacientes”, aseguró.

La obesidad es una enfermedad y una realidad en todo el mundo, en general, y en Santiago del Estero, en particular. Argentina cuenta con una ley de trastornos alimentarios, la Ley de Obesidad Nº 26396, que incluye el tratamiento quirúrgico de la obesidad mórbida y su inclusión en el denominado PMO (Plan Médico Obligatorio), es decir, el conjunto de prestaciones básicas que todas las obras sociales deben prestar a sus beneficiarios.

Últimas noticias