Sábado 06
Marzo de 2021
X
Mundo

La UE anunció que sancionará a funcionarios rusos implicados en el caso de Navalny

Los ministros de Relaciones Exteriores, miembros de la Unión Europea, se renieron en Bruselas.

22/02/2021

Los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la Unión Europea (UE) acordaron hoy adoptar una nueva ronda de sanciones contra funcionarios rusos por la detención del líder opositor Alexey Navalny durante una reunión que mantuvieron en Bruselas.

El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, deberá proponer en los próximos días una lista de los funcionarios a ser sancionados, una medida habilitada tras el "acuerdo político" alcanzado por los cancilleres.

"En cuanto a la situación con Navalny, hemos llegado a un acuerdo político de introducir medidas restrictivas contra los involucrados en su arresto, su sentencia y persecución", explicó Borrell, citado por la agencia de noticias Sputnik.

El diplomático agregó que con este fin "la UE se propone activar por primera vez un nuevo marco de sanciones por violaciones de derechos humanos".

En la misma línea precisó que el trabajo comenzará enseguida y podría llevar una semana.

"Ojalá no tome más de una semana", añadió.

Según fuentes diplomáticas reproducidas por la agencia de noticias AFP, las sanciones serán "específicas, proporcionales y fundadas jurídicamente".

En tanto, el canciller de Austria, Alexander Schallenberg, defendió la adopción de sanciones a funcionarios responsables por el "aparato judicial y policial" contra Navalny.

Si bien los abogados de Navalny pidieron a la UE que se aplicaran sanciones contra influyentes millonarios del entorno del presidente ruso Vladimir Putin, los diplomáticos consultados coincidieron en que difícilmente sean incluidos en la lista.

Según adelantó Borrell, los jefes de Estado y Gobierno de los países miembros de la UE debatirán el tema de Navalny en marzo.

Navalny, desde hace años uno de los mayores críticos del presidente Vladimir Putin, fue detenido el 17 de enero a su regreso a Moscú desde Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose de lo que médicos alemanes describieron como un envenenamiento con un agente nervioso.

Navalny acusó al Gobierno de Putin de envenenarlo y el mandatario ruso, que a su vez acusa al opositor de vínculos con servicios de inteligencia extranjeros, rechazó cualquier participación en un ataque y redobló la apuesta al responsabilizar a las potencias occidentales de manipular el tema para impulsar nuevas sanciones contra Rusia.

Autoridades rusas dicen que Navalny, de 44 años, fue detenido el 18 de enero pasado porque durante su estancia en Alemania violó los términos de una condena en suspenso de 2014, aunque el líder opositor afirma que esa fue una causa armada motivada políticamente.

Al comparecer ante el juez que le dictó una detención de un mes, Navalny llamó a sus simpatizantes a salir a las calles y protestar masivamente en las principales ciudades del país, pese a no contar con la autorización de las autoridades, quienes finalmente dieron la orden de reprimir y detener a miles de personas.

El 2 de febrero pasado, un tribunal de Moscú hizo efectiva la pena suspendida de Navalny, que se le había impuesto en 2014 en el marco del caso de malversación de fondos de la empresa Yves Rocher, por una pena de cárcel de tres años y medio, por haber incumplido en más de 60 ocasiones la exigencia de presentarse a las revisiones.

Como resultado, el opositor tendrá que pasar los próximos dos años y medio en un centro penitenciario.

En el momento de esa condena, las afirmaciones de que Navalny es perseguido por su actividad política fueron refutadas por la Corte Europea de Derechos Humanos, Corte de Estrasburgo, que no encontró ninguna intriga política en el expediente abierto contra él, según la denuncia de la compañía Yves Rocher, aunque dictaminó pagarle una compensación por el arresto domiciliario, que se le entregó íntegramente.