Viernes 07
Mayo de 2021
X
País

Así fue el primer día de restricciones duras en Buenos Aires

Las fuerzas federales cercaron el AMBA y las calles quedaron vacías. Fuerte presencia policial para hacer cumplir el decreto del presidente Alberto Fernández.

Foto: diario La Nación.
17/04/2021

El viernes debutaron las nuevas restricciones. Y el cerrojo en el AMBA después de las 20 trazó los primeros paisajes de la noche desierta. Hubo un alto acatamiento a las medidas, aunque no faltaron escenas de violencia y multas a propietarios de bares que intentaron desafiar las normas del Poder Ejecutivo nacional.

Minutos antes de las 22, cuando se estaban por cumplir las primeras dos horas de restricciones a la circulación, la Ciudad ya exhibía postales desoladas, muy ajenas a un viernes por la noche.

Del total de efectivos de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Policía Federal y la Policía de Seguridad Aeroportuaria destinados al AMBA, 1800 estaban apostados en las estaciones de trenes de la Ciudad, 5000 en la Provincia, y otros 1700 en los accesos a la Ciudad.

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic controló el despliegue en tres de los principales puntos de control. “La gente entiende lo que está pasando y siguen el pedido del Presidente de volver antes a sus casas y no salir de noche”, sostuvo la funcionaria nacional, rodeada de patrulleros y efectivos.

Medidas y malestar
La decisión de Alberto Fernández de afectar a la Gendarmería, la Prefectura y la Policía Aeroportuaria al control de las medidas sanitarias ordenadas el jueves había generado rechazo de parte de la Ciudad. El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, además de cuestionar la suspensión de las clases presenciales, había mostrado malestar con el anuncio sobre el despliegue del Ejército y de las fuerzas federales en las calles porteñas entre las 20 y las 6.

Sin embargo, en los últimos dos días el ministerio de Seguridad la Nación y las autoridades porteñas terminaron acordando que los nuevos efectivos destinados a la Ciudad se aboquen exclusivamente a los controles de las zonas cercanas a la General Paz y que las calles porteñas y el cumplimiento del cierre de comercios sea controlado por la fuerza local. “Hubo un impasse de tensión, pero al final llegamos a una tregua necesaria para ambas jurisdicciones”, sostuvo Frederic.