Jueves 13
Mayo de 2021
X
Regionales

Detienen a policías y desbaratan una banda criminal en Rosario

Tres policías integraban una banda criminal que se dedicaba a la venta ilegal de armas y municiones.

04/05/2021

Una banda que se dedicaba a la venta ilegal de armas y municiones y que estaba integrada, entre otros, por tres policías en actividad fue desbaratada en la últimas horas en Rosario y en su poder se halló un arsenal que, de acuerdo a la pesquisa, estaba destinado a ser vendido a bandas criminales que operan en las zonas "calientes" de esa ciudad, donde se registran crímenes cometidos por sicarios, informaron hoy fuentes de la pesquisa.

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe informó hoy que la organización fue desarticulada al cabo de varios allanamientos realizados en distintos puntos del Departamento Rosario y que se secuestraron 31 armas -entre ellas 11 fusiles y 11 de puño de grueso calibre- y más de 3500 municiones, todas robadas a sus legítimos dueños en distintos hechos para ser luego vendidas ilegalmente.

"Son 3.500 disparos que no se van a hacer y que tanto daño hacen a la sociedad y particularmente a Rosario y zona de influencia", dijo a la prensa la fiscal regional de Rosario, María Eugenia Iribarren, quien calificó como "muy importante" el resultado del operativo.

Por su parte, durante una conferencia de prensa, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna, aseguró, "que se desbarató una organización criminal, una asociación ilícita que se dedicaba a la comercialización de armas en el circuito ilegal".

Al vincular el uso de las armas secuestradas con los hechos delictivos que se suceden en el Departamento Rosario -que en lo que va del año registra 79 homicidios-, el funcionario sostuvo "que muchas de esas armas fueron a parar a manos de ejecutores de balaceras y demás acciones delictivas".

Sobre la investigación que terminó con el decomiso del arsenal y la detención de tres miembros de la organización que resultaron ser policías en actividad, Lagna manifestó que se llevó a cabo durante los meses de marzo y abril.

Dos de los policías detenidos cumplían funciones en el Comando Radioeléctrico de Rosario y el tercero era chofer de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

En la investigación, a cargo de los fiscales de Rosario Pablo Socca y Valeria Haurigot, fue fundamental las tareas llevadas a cabo por un "agente revelador" que actuó en el terreno.

"Los agente de la AIC realizaron observaciones encubiertas y entregas vigiladas, que resultaron en la adquisición de nueve fusiles con miras telescópicas sofisticadas, de procedencia estadounidense y japonesa, como también, gran cantidad de municiones", explicaron los funcionarios judiciales.

De esa manera pudo determinarse que las armas "compradas" en las transacciones realizadas por los agentes encubiertos tenían origen ilícito.

En esa línea, consignaron que la mayoría de las armas secuestradas en los allanamientos habían sido denunciadas por robo en enero pasado.

"Unas 30 armas fueron denunciadas como robadas por un productor agropecuario de la provincia de Córdoba, quien era el dueño legal", revelaron los funcionarios policiales y judiciales.

Sobre la mecánica de las operaciones, el ministro Lagna indicó "que eran ofrecidas de boca en boca al mejor postor".