Santiago del Estero, Domingo 21
Abril de 2024
X
Revista

¿Es posible manejar el enojo?

Parece ser solo una cuestión de temperamento pero puede dañar nuestras relaciones e incluso nuestra salud. Cuáles son los primeros pasos para sentirse más calmado en momentos críticos.

21/02/2024

La ira es uno de los sentimientos más primarios del ser humano y muchas veces no la analizamos, solo decimos "y es que me enojé"... Pero como toda emoción, el extremo se hace nocivo y en algunos casos, puede causarnos aún más disgustos el enojo que la situación que lo provocó.

Si cree que usted o alguien que conoce tiene un problema real de ira, que está dañando su vida de relación o su salud, puede ser útil investigar los orígenes de la ira y cómo afectan los sentimientos y comportamientos. Comprender qué es lo que enoja y cómo es la respuesta no resolverá el problema, pero esos pasos son los que habitualmente se recomiendan para empezar a trabajar en la solución.

El "manejo eficaz de la ira" no se trata sólo de lidiar con la ira después de un arrebato. Es mucho mejor prevenir un arrebato en primer lugar: conociendo los factores desencadenantes y preparándose para respuestas más sanas, para nosotros y para los demás.

El primer paso para comprender mejor su enojo es descubrir qué es lo que lo enoja específicamente.

Cada uno tiene un conjunto único de factores desencadenantes. Puede ser alguien que pierde los estribos rápidamente cuando las cosas no salen según lo planeado o cuando se sale de su horario. O puede que se enoje cuando la conversación gire hacia la política. Y si alberga enojo por heridas o desaires de hace años, el simple hecho de recordar esos episodios dolorosos puede ser suficiente para enojarse.

Para identificar sus factores desencadenantes, piense por qué ciertas cosas siempre le afectan. En un momento de calma, comience una lista de personas o situaciones que parezcan provocar repetidamente sentimientos de ira. Cada vez que empiece a enojarse por algo, agréguelo a la lista. Pensar en los factores desencadenantes y etiquetarlos como tales puede ayudarle a buscar formas de controlar su ira.

Simplemente identificar las situaciones que nos irritan puede ayudarnos a ver algunas de ellas de manera diferente, permitiéndonos encontrar cierta perspectiva. Pero quizás lo más importante es que conocer sus factores desencadenantes podría permitirle anticipar su reacción y elegir una respuesta más útil.

Examinando sus respuestas

 Hay que tomarse un tiempo para pensar en cuál es la reacción que surge al enojarnos. Es posible que amigos, familiares y compañeros de trabajo puedan ayudar si les pedimos que nos digan sinceramente qué piensan.

Hay algunas conductas frecuentes, que incluyen:

Arrebatos verbales. A menudo dices cosas con ira de las que luego te arrepientes. Peor aún, es posible que no recuerdes lo que dijiste o, si lo recuerdas, es posible que no sientas remordimiento ni culpa.

Reflexionar sobre recuerdos negativos o dolorosos. Te encuentras regresando una y otra vez a momentos de tu vida que provocan ira y frustración.

Autodesprecio. Es posible sentirse aislado, alterado, no amado o " inútil",  lo que habitualmente aumenta la sensación negativa sobre nosotros mismos.

Culpar. Muchos buscan a otras personas a quienes culpar de tus problemas o de los desafíos de la sociedad.

Reacciones exageradas. Escuchas algo que te molesta en las noticias, o te encuentras con algún inconveniente menor, y tu respuesta supera la magnitud de la mala noticia o del problema.

Perspectiva negativa. Ver problemas en todas partes, tender a iniciar discusiones y, en general, no sentirse tranquilo. Una visión del futuro que es más desesperada que esperanzadora.

Arrebatos físicos. Cierras puertas, tiras o rompes cosas, golpeas a otras personas o sales corriendo de una habitación... Al evaluar sus respuestas al enojo hay que ser lo más específico posible.

Algunas personas reaccionan con enojo ante la crítica por pequeña que sea, otras se aguantan el enojo un tiempo pero luego " se descargan" al manejar su auto, o al llegar a casa, o frente al televisor.  Piense en casos reales en los que sienta que su enojo se apoderó de usted y tome nota de lo que sucedió: la causa de su enojo y cómo reaccionó.