Santiago del Estero, Miércoles 29
Mayo de 2024
X
Regionales

Preocupación en Chaco por el fuerte retroceso en el consumo de carne vacuna

El consumo de carne bovina en el Chaco "está complicado porque la disminución del poder adquisitivo pega fuerte", lo que provoca, según la industria frigorífica provincial, que se registre "una caída en la faena de entre un veinte y treinta por ciento".

14/03/2024

La disminución d la actividad en los frigoríficos chaqueños "es la consecuencia de la caída estrepitosa de las ventas". "En la comparación interanual el mes de enero no refirió una caída brusca, lo que nos hacía tener esperanza de que el consumo comenzara a aumentar, pero en febrero la reducción de la demanda del consumidor fue catastrófica", indicó Eduardo Carrara, presidente de la Cámara de Frigoríficos del Chaco. En el caso particular de la empresa de Carrara, la reducción de la faena en el mes último fue de 27 por ciento.

La plata no alcanza
"A la gente no le alcanza el dinero, compra lo justo y necesario a pesar de que, lo sigo sosteniendo, la carne sigue siendo barata y es la proteína por excelencia", destaca el industrial.

El empresario remarca que "son los sueldos los que  sepulverizaron, lo que hace que el ciudadano reduzca el consumo en todos los rubros", dijo al programa radial Agroperfiles que se emite por LT16.

"La carne no es lo único que se deja de comprar, porque al observar la actividad comercial vemos que los negocios están vacíos, al igual que las calles, y tendremos que tratar de aguantar porque la advertencia fue de que serían meses duros", señala Carrara. "A la gente no le alcanza y es obvio que restringirá todos sus gastos: ropa, combustible, comiday la economía se está enfriando; pero como nosotroslo único que sabemos es producir trataremos de mantener la fuente laboral estirando todo lo que podemos para seguir produciendo", indica en una nota publicada por Diario Norte de Chaco.

Caída del valor del kilo de carne
"Cada vez que se titula que aumenta la carne pareciera que se produce una catástrofe pero la realidad es que, mirando lo ocurrido en diciembre y enero, el precio de la carne al mostrador bajó", comenta Eduardo Carrara, ante tantos cuestionamientos que siempre ocurren al valor de la principal proteína que consumen los argentinos.

En el último mes de 2023 "la carne se llegó a vender al precio que debería comercializarse y hoy bajó un quince por ciento". Desde la industria frigorífica detallan en que diciembre y enero, "el kilo de costilla se vendía a seis mil pesos y actualmente se consigue a valores de entre cuatro mil quinientos y cinco mil pesos".

"Nadie salió informar que la carne bajó y siempre se les está pegando al productor o al industrial", señaló Carrara.