Santiago del Estero, Jueves 30
Mayo de 2024
X
Revista

La almendra, el fruto seco que protege el corazón y ayuda a fortalecer los huesos

Con su equilibrio perfecto de proteínas, grasas saludables y minerales, se han convertido en un elemento esencial de la alimentación saludable.

16/05/2024

Las almendras son un fruto seco destacado tanto por su delicioso sabor como por su impresionante perfil nutricional. Su versatilidad culinaria permite incorporarlas en una gran variedad de platos, desde ensaladas hasta carnes, aportando siempre una combinación única de textura y nutrientes esenciales.

Este alimento, rico en proteínas, grasas saludables y minerales, se ha convertido en un componente clave de una dieta equilibrada y saludable, avalado por múltiples estudios científicos.

Las almendras son un fruto de color marrón-beige, caracterizado por tener una cáscara dura y quebradiza. La parte comestible es su semilla, que mide entre 1 y 2 centímetros de largo y tiene una forma similar a una lágrima aplanada.

Este fruto proviene del almendro, un árbol que puede llegar a alcanzar hasta 10 metros de altura y cuyas flores varían en color, pudiendo ser blancas, rosadas o una mezcla de ambas.

El almendro se cultiva ampliamente debido a las valiosas características de las almendras. Según investigaciones difundidas en diversos medios de comunicación, su semilla no solamente es comestible, sino que además es conocida por su alto contenido de nutrientes esenciales, tales como proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales. Estas propiedades nutricionales hacen de las almendras un alimento altamente apreciado tanto en dietas comunes como en las especializadas.

¿Cómo ayudan las almendras a proteger el corazón?

Las almendras son ricas en grasas saludables, principalmente grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que son beneficiosas para la salud del corazón. Estas grasas han demostrado reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) en la sangre, lo que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis y los ataques cardíacos. Según la Fundación Española del Corazón, el consumo regular de almendras puede contribuir a mejorar los perfiles de lípidos en sangre.

Las almendras son uno de los frutos secos más nutritivos y destacados por sus propiedades beneficiosas para la salud, según informes recientes. Este fruto seco rico en fibras, proteínas, y grasas saludables es recomendado por la Federación Española del Corazón.

Estas contienen altos niveles de vitaminas B y E, así como minerales como el hierro y el calcio. El consumo de almendras, ya sea como merienda o a media mañana, puede ayudar a mantener niveles saludables de colesterol, además de ser el fruto seco con mayor contenido de fibra.

¿Cómo ayudan las almendras a proteger los huesos?

El consumo regular de almendras incrementa significativamente los niveles de calcio en la sangre, según un estudio publicado en la Journal of the American College of Nutrition por la Universidad de Pensilvania. Esta investigación sugiere que las almendras pueden desempeñar un papel crucial en la salud ósea y en la prevención de la osteoporosis.

El estudio, llevado a cabo por investigadores en Estados Unidos, indica que las almendras son una fuente importante de minerales esenciales, como el calcio. Este mineral es esencial para fortalecer los huesos y mantener la salud del sistema óseo a lo largo del tiempo. Los hallazgos demuestran que quienes consumen almendras regularmente presentan mayores niveles de calcio en la sangre, lo cual es vital para prevenir la pérdida ósea, según difundió la Universidad de Pensilvania.

La osteoporosis es una condición que debilita los huesos y los hace más susceptibles a fracturas. La presencia de calcio es fundamental para mantener la densidad ósea y prevenir esta enfermedad. Las almendras, además de su perfil nutricional, se destacan por su aporte en minerales.