Santiago del Estero, Viernes 14
Junio de 2024
X
Mundo

Barcos de guerra rusos practican con armas de alta precisión en el océano Atlántico

Horas antes de arribar a Cuba. El Kremlin confirmó que un destacamento naval que incluye un submarino de propulsión nuclear llegará el miércoles a La Habana.

11/06/2024

Rusia confirmó este martes que buques de guerra que forman parte de su Flota del Norte “llegarán mañana a Cuba” y anunció que antes del arribo algunas de las naves estuvieron haciendo ejercicios militares en el océano Atlántico.

El submarino nuclear Kazan y la fragata Almirante Gorshkov, están practicando el uso de armas de alta precisión en el océano Atlántico, según informó el martes el Ministerio de Defensa ruso.

Los ejercicios consisten en alcanzar objetivos a una distancia de más de 600 kilómetros, dijo en un comunicado, y siguen a un ejercicio de fuego antiaéreo.

Varios buques de guerra rusos llegarán a Cuba el 12 de junio, informó el martes la agencia de noticias RIA citando al comandante de la marina rusa Alexander Moiseyev. “Lo confirmo, se inscribe en el marco de la cooperación internacional entre Rusia y Cuba”, dijo el militar, que precisó que la escala en La Habana es solo una de las etapas de un viaje de largo alcance.

Rusia confirmó así un anuncio que había hecho el régimen de La Habana el jueves pasado. El Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar) cubano había subrayado que esos navíos no portan armas atómicas y no representan una “amenaza para la región”.

El destacamento naval ruso incluye al submarino de propulsión nuclear Kazan, la fragata Almirante Gorshkov, el buque petrolero Pashin y el remolcador de salvamento Nikolai Chiker. La visita oficial al puerto de La Habana será del 12 al 17 de junio, según señaló el Minfar en un comunicado, publicado el sitio web de la cancillería cubana.

“Ninguno de los navíos es portador de armas nucleares, por lo que su escala en nuestro país no representa amenaza para la región”, añadió el ministerio, que precisó que se trata de una visita que “se acoge estrictamente a las regulaciones internacionales de las cuales Cuba es Estado parte” y responde a “las históricas relaciones de amistad” entre La Habana y Moscú.

EE.UU. monitorea la actividad
Un alto funcionario de la Casa Blanca había anticipado la semana pasada que Rusia planea enviar buques de combate a la región del Caribe este verano boreal como parte de ejercicios navales que probablemente incluirían escalas en Cuba y posiblemente escalas en Venezuela.

Estados Unidos no considera amenazante la medida que involucra a un número relativamente pequeño de buques y aviones, pero la Armada estadounidense monitoreará los ejercicios, dijo el funcionario a un pequeño grupo de periodistas.

Las tensiones entre Estados Unidos y Rusia han aumentado desde la invasión rusa de Ucrania en 2022. El funcionario dijo que la actividad naval rusa había aumentado debido al apoyo de Estados Unidos a Ucrania.

“Se trata de que Rusia demuestre que todavía es capaz de alcanzar cierto nivel de proyección de poder global”, dijo el funcionario.

Los despliegues son vistos como parte de una actividad naval de rutina y “no nos preocupan los despliegues de Rusia, que no representan una amenaza directa para Estados Unidos”, dijo el funcionario.

La administración Biden no vio el despliegue con alarma ya que Rusia ha enviado barcos al hemisferio occidental anualmente entre 2013 y 2020, dijo el funcionario.

“Deberíamos esperar más de esta actividad en el futuro, aunque observamos que estos despliegues generan un costo para la Armada rusa, que está luchando por mantener la preparación y realizar despliegues con una flota envejecida”, dijo el funcionario.

La alianza Moscú-La Habana
La visita a Cuba de este destacamento naval se produce un mes después de que el presidente Miguel Díaz-Canel acompañara a Vladimir Putin en la capital rusa en el desfile de la victoria soviética frente a los nazis en 1945, en plenas tensiones con las potencias occidentales por el conflicto en Ucrania.

La relación política entre esos dos viejos aliados de la Guerra Fría se ha revitalizado desde noviembre de 2022, cuando Díaz-Canel se reunió en Moscú con el presidente Putin, que considera “estratégica” la relación con la isla.

En su última visita a Moscú, el mandatario cubano deseó “éxito” a Rusia en la guerra con Ucrania y condenó “la manipulación geopolítica llevada a cabo por el gobierno de Estados Unidos y la amenaza de la OTAN de acercarse a las fronteras” rusas, citado por la agencia rusa de noticias TASS.

Desde que inició este acercamiento diversas delegaciones oficiales y empresariales viajaron a los dos países para impulsar proyectos de inversión.

Otra flotilla de la armada rusa, que incluía a esta fragata, visitó Cuba en 2019, en momentos de alta tensión entre La Habana y Washington, después de la llegada al poder del republicano Donald Trump (2017-2021).

Durante más de seis décadas, Washington ha impuesto a Cuba un embargo comercial que Trump endureció incluyendo a la isla en su lista negra de patrocinadores del terrorismo. Joe Biden, su sucesor demócrata, la mantuvo en esa lista y no cambió sustancialmente esas sanciones.

Rusia también enfrenta sanciones comerciales de Estados Unidos y la Unión Europea tras la guerra con Ucrania.