Salud Padres en vela

Por dormir mal, se divorcia un tercio de las parejas con bebés

Una investigación británica sugiere que la falta de sueño combinada con el cansancio permanente y una irritabilidad constante, es una fórmula letal que puede hacer desastres en algunos matrimonios.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
19/03/2013 - Como podrá confirmar todo padre de un chico con problemas de sueño, el cansancio permanente y la irritabilidad constante pueden estresar a cualquier pareja. En realidad, según una encuesta, la falta de sueño es un factor importante en el divorcio y la separación de la tercera parte de las parejas. Una investigación que se realizó en Gran Bretaña sugiere que el promedio de los padres duerme cinco horas. Algunos llegan a las 5 horas y 48 minutos por noche. También determinó que tres de cada diez parejas que se habían separado dijeron que la falta de sueño después de tener a su hijo fue un factor que incidió en la ruptura. Casi el 45% admite que se durmió en un lugar inapropiado o peligroso, y uno de cada veinte reconoce que se quedó dormido al volante de su auto.

Alrededor del 11 por ciento de los entrevistados reconoció haberse hecho los dormidos para que su pareja tuviera que atender al bebé durante la noche, mientras que otro 11 por ciento dijo que había cerrado la puerta y el 9 por ciento confesó haber subido el volumen del televisor para no escucharlo. Una quinta parte de los padres atribuyó la demora del niño en dormirse al hecho de tener un televisor en su cuarto.

Según opinó la psicóloga Tanya Byron, la culpa no es de los padres sino que el tiempo de descanso de la familia se ve reducido por las demandas del trabajo y la atracción que ejerce la tecnología y que, como consecuencia de ello, se pierde el sueño. “Desde un punto de vista clínico, muchos de los que veo en mi consultorio, en su mayoría chicos, tienen otras complicaciones por la falta de sueño, aun cuando ese no sea el inconveniente por el que se acercan. Dificultades de conducta, problemas familiares, dificultades para el aprendizaje y la concentración: hay una cantidad significativa de problemas comunes cuya causa subyacente es el dormir mal.

“Los bebés tienen mala prensa pero en realidad tampoco estamos ayudando a los adolescentes con toda esta generación de padres-amigos. Veo muchas personas cuyos hijos tienen problemas crónicos de sueño y todos dicen cosas como que los niños se enojan mucho si tratan de mandarlos a la cama. Les prometo que no los van a odiar a la mañana cuando hayan descansado como se debe. A nuestra generación la disciplina le resulta mucho más difícil que a otras, pero la falta de límites sólo causa más dificultades”.

La falta de sueño en adultos también es preocupante, agregó Byron, haciendo referencia a las pruebas realizadas a madres mal dormidas. “Las que no habían podido dormir eran tan peligrosas como las que habían bebido. Una mujer condujo 100 metros con los ojos cerrados”.

Fuente: diario Clarín.
Dejanos tu comentario
Últimas noticias