Santiago del Estero, Lunes 22
Julio de 2024
X
Opinión y Actualidad

Otra ronda de hiperestanflación

Realizando estas próximas devaluaciones tal como piden desde el exterior e interior del país nos hallaríamos con una inflación de punta a punta cercana al 600%, o, para decirlo de otra forma, en una hiperestanflación que el gobierno mismo generó.

23/06/2024

Por Fabián Medina, en diario Ámbito
El día 12 de diciembre de 2023 a las 19 horas aproximadamente el actual gobierno a través de su ministro de Economía, Luis Caputo, anunció que desde la medianoche de ese día nuestra moneda pasaba a devaluarse de $360 a $800 por cada dólar estadounidense y se paralizaba por completo la obra pública. O sea, para entenderlo mejor todavía se depreciaba la moneda en un 118% y quedaban sin trabajo cerca de 100 mil obreros de la construcción que trabajaban en esas obras como también unos 300 mil obreros de pymes que indirectamente le venden a quienes realizan las obras.

En ese momento, al aire, se avisó que eso iba a generar casi una duplicación de la desocupación pero que los efectos de esa devaluación se iban a empezar anotar desde el mes de marzo en adelante. Hoy a más de 6 meses de ese anuncio tenemos que comunicar que la inflación se terminó de devorar los efectos de esa devaluación del 118% que ordenó el Sr Presidente -ante sus propios dichos- ya que entre diciembre de 2023 y mayo de 2024 la inflación acumulada fue de 115%, ya que debemos incluir sí o sí la del mes de diciembre ya que esa duplicó la de noviembre llevándola a 25.5%, en la cual la inflación oficial acumulada de los primeros 5 meses del año proporcionada por el INDEC es de 71.4%.

Bien, como resultado a la no liquidación total de exportación de granos del primer corte de soja -cerca de 25 millones de toneladas- y apenas llegando a un poco más del 50% del total y la salida constante de divisas del BCRA a los efectos de controlar los movimientos del mercado cambiario y de los bonos locales y/o extranjeros de la deuda mediante el DNU 23/2024, que le permitió al gobierno retirar U$S 3.2 MM de las reservas contra una letra intransferible firmada por el ministro de Economía con fecha de restitución en 2034, es que se recurrió al FMI a los efectos de solicitarle un nuevo desembolso de fondos frescos del orden cercano al monto que Alberto Fernández como Presidente rechazó de los acuerdos rubricados por el actual ministro de Economía cuando era ministro de Finanzas y presidente del BCRA en mayo y agosto de 2018, por convertirse en una deuda impagable para nuestro país.

Más claro, casi U$S 14 MM es que el FMI -con la misma sobretasa de endeudamiento que la actual- le pone como condiciones para empezar a hablar del tema una nueva devaluación del 100% al igual que lo solicitado por el campo para exportar las toneladas de soja acumuladas en los silobolsas.

El tema principal es que ello terminaría siendo la segunda megadevaluación del peso en menos de un año y la inflación, al realizarse sin un sistema de compensaciones a todos los sectores sociales como si se hizo con la del 22% del 16 de agosto 2023, terminaría devorándosela en un plazo todavía mas coroto que podría ser entre 3 y 4 meses con corrimiento a precios quedando los salarios/ingresos completamente atrasadísimos y una población con cerca del 85% en la pobreza ya que otro 15-20% de los trabajadores pasarían a ser pobres tal como ocurrió con la del 12/12/2023 o en el período 2016-2019 cuando la inflación del 300% y los sueldos registrados subieron 150% pasando 4.5 millones de trabajadores a la pobreza -según datos de la UCA-.

Realizando estas próximas devaluaciones tal como piden desde el exterior e interior del país nos hallaríamos con una inflación de punta a punta cercana al 600%, o para decirlo de otra forma en una hiperestanflación que el gobierno mismo generó al desconocer cómo se maneja la macroeconomía del país. Consecuencia que desde el 11 de diciembre de 2023 a fin de 2024 tendría en total 3 megadevaluaciones iguales o mayores al 100%.

Para que tomemos dimensión de ello los servicios públicos subirían el 100% con referencia a los valores de las boletas de julio próximo y el litro de nafta super pasaría a valer $ 2.000 (puesto que históricamente las naftas del segmento premium no existían). Valores plenamente avalados por las leyes vigentes en cuanto a sus precios como los países no productores de petróleo, cuando siempre tuvimos y tenemos amplias reservas de gas y petróleo, y por lo tanto deberíamos tener valores acordes como los productores (ejemplo: EEUU, VENEZUELA, ARABIA SAUDITA, etc.) que son casi un tercio de los actuales sin necesidad de otorgarles subsidios económicos a las empresas energéticas porque se encontrarían en zona de ganancias. Lo que permitiría reducir la inflación al desanclarle los efectos del tipo de cambio en una de sus causas.