Santiago del Estero, Martes 16
Julio de 2024
X
Opinión y Actualidad

¿La Argentina de Scaloni les ganaría a la de Menotti y a la de Bilardo?

Un juego especulativo para matizar las horas decisivas de la Copa América.

11/07/2024

Por Horacio Convertini
Para Clarín

Un amigo afecto a los juegos conjeturales me planteó este: ¿qué equipo ganaría un triangular entre las Selecciones Argentinas campeonas del mundo? La consigna implicaba reducir a cero variables de época que podrían influir en el resultado (modos de arbitraje, cambios reglamentarios, sistemas de entrenamiento, conocimiento del rival, tipo de pelota) para crear un escenario futbolísticamente puro. Y que cada equipo fuera evaluado en el nivel que tuvieron cuando se coronaron. O sea, 78 vs. 86 vs. 22. Aquí va lo que yo le contesté, con la aclaración de que se trata sólo de una especulación amateur para pasar el rato en estas horas definitorias de la Copa América y la Eurocopa.

La Argentina del 78, aunque dirigida por un lírico (Menotti), era un equipo intenso y físico. La potencia de Kempes, el despliegue incansable de Luque y la aspereza de Passarella marcaban el termómetro de su juego, más allá de que tenía varios talentosos y un arquero formidable (gloria y loor al gran Fillol).

Fue la primera Selección moderna y la que nos puso a competir con el mundo. Aun así, la veo perdiendo con la Argentina del 86 (también dura, también física, muy ordenada y con el factor Maradona en modo Dios haciendo la diferencia) y con la Argentina del 22, con su fútbol suelto, agresivo, con Messi dirigiendo una orquesta de jugadores rapiditos, inteligentes y de buen pie (“¡vuelan, vuelan!”, advirtió Jorge D’Alessandro en El Chiringuito).

La final del triangular, entonces, sería entre la Selección de Bilardo y la Selección de Scaloni. Acá se me empioja el análisis porque tenemos a Maradona vs. Messi. Un Maradona de 25 años, en su mejor forma física, enfocado y con el talento sin mella alguna. Un Messi de 35, veterano que ya se ha quitado la mochila de no haber ganado nada con Argentina, más cerebral y organizador que en su juventud, pero igual de determinante. Hago un punto acá y paso a comparar al resto.

Argentina del 86 era más sólida en defensa y más combativa en el medio, más tiempista en el manejo de los partidos, no tan voraz en la ofensiva pero con volantes (Enrique, Batista, Burru, Giusti) muy eficientes en el corte y en la generación y un nueve sacrificado (Valdano). Argentina del 22 tenía un súper arquero (Marvel, ¿para cuándo una del Dibu?), un tridente juvenil en pleno destape (Enzo-Julián-Alexis) y un abrelatas veterano a punto caramelo (Di María).

Okey, fenómeno. ¿Y entonces quién gana? Acá volvemos al duelo central de esta hipotética finalísima: Maradona vs. Messi. Diego: potro en plenitud, líder carismático, generador de imposibles. Leo: sabio, absorbedor de presiones, hacedor de juego.

El debate (provisorio, que admite decenas de matices que seguramente quedaron afuera de este análisis) lo saldo a favor de la Argentina del 86 por Maradona, el 10 capaz de ganar una semifinal (contra Bélgica) con dos goles que hubieran sido los mejores de la Copa si él ya no hubiera hecho la obra maestra del segundo contra Inglaterra. ¿Verdad revelada? No, apenas un pálpito. Y para usted, lector, ¿qué Argentina ganaría?