Mascotas ¿Balanceado o casero?

Cómo encontrar un equilibrio en la alimentación de las mascotas

Cada vez son más los dueños que se animan a cocinarles, pero no todo lo que se hace en casa es saludable.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
28/06/2020 -

Si el interrogante fuera dirigido a los hábitos alimentarios de los dueños, la respuesta "correcta" se caería de madura, puesto que discernir los más saludable entre la comida casera y las opciones procesadas no deja lugar a suspicacias. En cambio, cuando se trata de la nutrición de las mascotas, la línea entre los alimentos balanceados y las recetas que podamos cocinarles en casa, es mucho más delgada y difusa. Simplemente porque no hay un bueno y un malo en la dieta de los animales domésticos, la fórmula correcta más bien se basa en cómo equilibramos ambas posibilidades.  

Una buena alimentación para nuestras mascotas debe combinar una parte de proteína, que puede ser carne de vaca (es la más grasosa) o de cerdo, entre otras opciones; dos partes de hidratos de carbono, como arroz, papa, batata o zapallo hervido y una parte de fibra representada por calabaza, zanahoria o cualquier otro vegetal. De todas formas, el veterinario Felipe Redondo aconseja siempre consultar a un nutricionista veterinario antes de formular un esquema de comidas.

¿Balanceadas o hechas en casa?

La veterinaria Maria “Maru” Eugenia Zuccaro realiza talleres -actualmente se han convertido en workshops digitales- sobre alimentación consciente donde explica qué alimentos balanceados son buenos, cuáles no tanto y las ventajas sobre la alimentación casera. Está claro que las opciones que vienen envasadas tienen sus beneficios: son una opción rápida y bastante higiénica y, sobre todo, nos dejan tiempo libre… aunque en cuarentena, en muchos hogares el tiempo es lo que sobra.

Como sabemos, estas opciones se consiguen en Pet Shops, veterinarias y todo tipo de supermercados. Pero estos pequeños bocaditos secos, aunque estén equilibrados en sus nutrientes, llevan como mínimo un 40% de harinas, precisamente, lo que menos tienen que consumir los perros. Todos los alimentos balanceados están hechos a base de hidratos de carbono, los de buena y los de relativa calidad.

Como son básicamente secos (tienen entre un 7% y un 10% de humedad), Zuccaro nos hace ver que las mascotas están acostumbradas a obtener el líquido de sus comidas, con lo cual deberán consumir una cantidad adicional de agua para reemplazar lo que no les aporta este tipo de alimentación. 

¿Cómo armar una dieta casera?

“Alimentarlos a base a productos balanceados, a la larga trae complicaciones. Son alimentos ultra procesados, mega cocinados”, se lamenta la veterinaria, y agrega: “Una dieta casera debe estar asesorada por un profesional que equilibre todos los nutrientes. Por ejemplo, cocinarles sólo pollo y arroz, tampoco está bien ya que le faltarían muchas vitaminas, grasas y minerales”, apunta.

Como nos pasa a los humanos, las dietas caseras son buenas en tanto estén balanceadas y cuenten con la asesoría de profesionales de la salud. A la hora de alimentar a los animales tenemos que pensar cómo son sus hábitos en estado natural, sugiere Zuccaro. “El perro es un animal carnívoro, que come presas. Cazan en manadas y son carroñeros, es decir comen cosas que van encontrando en el piso. Pero sobreviven comiendo cualquier cosa”, explica. Y detalla: “La principal fuente tiene que ser proteína, el perro también debe incluir algo de hidratos de carbono, algo de lípidos, vitaminas y minerales”. 

Si la dieta está guiada por un profesional idóneo en el tema veterinario, será específica para las necesidades de cada animal. No todos los perros de 10 kilos, adultos, comen lo mismo, toleran lo mismo, tienen los mismos requerimientos o realizan la misma actividad física. Si se elige darles de comer alimento balanceado, la bolsa será la misma para todas las mascotas de 10 kilos. Sin considerar las características de cada una.

Snacks saludables

La especialista recomienda hacer una pausa antes de compartirles nuestra comida y pensar: ¿mi mascota necesita esta galletita o yo tengo ganas de dársela? He aquí la cuestión. “Los snacks suelen ser raciones pequeñas, en las que se puede “pecar”. O sea, poner algún ingrediente que no sea el más indicado en la dieta, pero al ser consumido en pequeñas proporciones, no pasa nada”, explica Maru Zuccaro. Y aconseja hacerlos de manera casera, incluyendo los ingredientes que al perro le gusten mucho. Es una buena manera de “disfrazar” la comida saludable, transformándola en algo bien rico.

Los snacks industriales, por su parte, no son del todo saludables ya que contienen mucha harina. Por eso, los veterinarios recomiendan preparar galletas en casa con base de frutas, vegetales y sobre todo con harinas integrales. También se pueden utilizar huevos, ricota o yogur, pero se deben evitar la manteca y los ingredientes altos en grasa.

Dulces, ¿sí o no?

“No es que los perros no pueden comer azúcar. Pueden, no pasa nada si se le agrega una cucharadita a su comida. Pero es importante entender que la necesidad de comer algo dulce es nuestra, no del animal”, razona Zuccaro, y coincide con Redondo en que podemos ofrecerles dulces naturales a través de una fruta. Además, nos aporta un dato valioso: a los perros les gustan mucho bananas y peras.

Por su parte, Redondo explica que la regla del "picoteo" debe ser más estricta con postres y tortas. Que nos quede claro: los dulces es mejor excluirlos de la dieta perruna al 100%. Sobre todo, aclara el especialista, el chocolate: “Es tóxico para los perros. Tampoco es aconsejable que coma cebolla, ajo y vegetales de esa familia”. Como dulzor aceptado, es siempre mejor la porción de fruta, mientras no tenga semillas, y menos que menos carozo. Con lo cual, variedades como las uvas o su versión pasa, no están indicadas en la dieta canina.

Bien, con esto ya sabemos suficiente. ¿Empezamos a cocinar para ellos? Recordemos que las recetas deben adaptarse a cada animal en particular, ya que su alimentación depende de su condición general, peso, enfermedades, edad, actividad física y demás variables. Y hay otra buena razón para hacer la prueba: los preparados se pueden freezar.

Una última aclaración antes de meter mano en la masa: ¡si ustedes no se comen una torta entera, sus perros tampoco! Zuccaro nos deja una guía para alimentarlos de acuerdo a su tamaño, ya que no todos deben comer las mismas cantidades. Como nosotros: ya sabemos que “son casi humanos, sólo les falta hablar”.

Raciones según cada animal

-Perros chicos: 1-2 unidades diarias

- Perros medianos: 2-3 unidades diarias

- Perros grandes: 3-4 unidades diarias.

Últimas noticias