Santiago del Estero, Sábado 24
Septiembre de 2022
X
Policiales

Imputan a tres médicos por el fallecimiento de un preso

La víctima había sido operada en el Hospital Regional por una peritonitis. Le dieron el alta con indicaciones de post operatorio. Volvió a la comisaría y falleció a los dos días. A dos de los médicos les concedieron la eximición de prisión, al restante le dictaron la orden de arresto.

16/08/2022

Tres médicos del Hospital Regional fueron imputados y rige orden de detención para uno de ellos, como resultado de una investigación por la muerte de un detenido que fue intervenido quirúrgicamente el 30 de julio, pero que luego recibió el alta médica, fue alojado en la Seccional Sexta, y falleció dos días después.

La víctima es Franco Javier Raúl Sueldo, de 23 años, con residencia en el barrio John Kennedy.

De acuerdo con las actuaciones fiscales y de la Comisaría Sexta, Sueldo fue detenido e ingresado a aquella seccional el 22 de julio afectado a una causa por robo calificado.

El 25 de julio habría sido trasladado al Hospital Regional donde fue intervenido quirúrgicamente el 30 luego de ser diagnosticado con peritonitis. Desde entonces, permaneció con custodia policial las 24 horas.

El 5 de agosto, después de las 17, Sueldo recibió el alta médica. De inmediato, su abogado requirió que se le concediera el arresto domiciliario, al considerar que el post operatorio debían transcurrirlo en su domicilio particular.

En forma coincidente, el médico que le otorgó el alta habría informado que el paciente demandaba atención cada dos horas y control de las mechas con drenaje, ya que la operación había sido muy delicada.

El escrito del abogado habría ingresado a la Fiscalía, pero fue desestimado. Por lo tanto, ese mismo 5 de agosto, el detenido fue llevado de nuevo a la Comisaría Sexta.

Los policías lo alojaron solo, en el sector del calabozo interno, con acceso al baño, entre la oficina de monitoreo y el SUM.

El 7 de agosto, a las 23:50, un celdero descubrió que Sueldo no tenía pulso.

Urgente, fueron alertados médicos, policías y fiscales, quienes comprobaron el deceso y ordenaron una autopsia, la cual fue realizada por un forense del Poder Judicial.

Al mismo tiempo, la muerte de Sueldo cambió de fiscal y pasó a órbitas de la Dra. Érika Leguizamón, coordinadora de la Unidad Fiscal de Abuso Sexual y Violencia institucional, subrayaron los voceros cercanos a la investigación. La funcionaria imputó a tres médicos, endilgándoles cargos por supuesto “homicidio culposo”.

La Fiscalía habría ordenado también el secuestro de la historia clínica del sujeto detenido que murió en la comisaría; imputó a los galenos y habría solicitado tres detenciones, al parecer concedidas por un juez de Control y Garantías.

Los abogados de los médicos presentaron pedidos de eximición de prisión. En diferentes tiempos, los beneficios les habrían sido concedidos solo para dos, según lo resuelto por la jueza de Control y Garantías, María Pía Danielsen, trascendió del proceso.

El tercer médico que aún enfrenta una orden de detención sería el profesional que se encontraba de turno el día en que Sueldo recibió el alta médica.

Después del fin de semana largo, los abogados del tercer médico intentarán hoy neutralizar el requerimiento, mientras la investigación aguarda las conclusiones de la autopsia y los numerosos medicamentos suministrados al paciente.

Pese al hermetismo en que se rige la causa, trascendió que los abogados no descartan solicitar una nueva autopsia en procura de dirimir las causas de la muerte y lo más sustancioso: si la peritonitis fue resultado de un cuadro natural del paciente que derivó en esa patología, o consecuencia de algún tipo de causa externa.

Allí parecerían coincidir los abogados de los tres médicos, reticentes en aceptar una orden de detención sin antes haber certezas científicas sobre las causales de la muerte, lo cual confirmaría o redeterminaría la dirección que podría tomar el caso sobre eventuales responsabilidades.