Santiago del Estero, Lunes 26
Febrero de 2024
X
Revista

Se realizó con éxito un by pass cerebral en una mujer que padece aneurisma

El proceso quirúrgico se llevó a cabo por primera vez en el hospital provincial de La Plata. La paciente tiene 55 años y el centro de salud ejecutó una técnica especial.

18/03/2023

El hospital provincial San Martín de La Plata realizó con éxito una cirugía de by pass cerebral, la primera que se efectúa en el centro de salud. La intervención fue en una mujer de 55 años que sufría un aneurisma complejo con riesgo de accidente cerebrovascular. El by pass cerebral es una técnica microquirúrgica que permite redistribuir sangre en el cerebro y que representa una de las intervenciones de mayor complejidad en neurocirugía.

Según informó el ministerio de Salud bonaerense, los equipos de Neurocirugía y Cirugía Vascular Periférica del centro de salud realizaron la intervención con injerto de arteria extraída del antebrazo de la paciente a quien el aneurisma ya le afectaba la arteria carótida intracraneal y sus ramas terminales.

A la paciente, se le aplicó la técnica denominada revascularización cerebral. Este procedimiento, que consiste en la unión de dos arterias mediante una sutura microquirúrgica, redistribuye el flujo sanguíneo cerebral hacia las zonas donde la sangre no logra llegar o su flujo es insuficiente.

El primer by pass cerebral a nivel mundial fue realizado en 1965 por el neurocirujano Gazi Yasargil, nacido en Turquía y radicado en Zurich. Ahora, gracias a los médicos de planta del Departamento de Neurocirugía Vascular y de Base de Cráneo junto con los médicos Residentes, encabezados por los Jefes de Servicio y de Sala, fue posible realizar por primera vez en la historia del Servicio de Neurocirugía del Hospital San Martín, el primer bypass cerebral con injerto, como estrategia para el tratamiento de un aneurisma complejo que afectaba la arteria carótida intracraneal y sus ramas terminales.

Quiénes realizaron la cirugía

El equipo del hospital San Martín estuvo integrado por los médicos Maximiliano Calatroni y Aníbal Romano, junto con los ayudantes Ezequiel Pedrazas y Francisco Zalocco, mientras que también participaron los cirujanos Hernán Ríos, Julián Koladynski; y las instrumentadoras Alejandra Sánchez, Nadia Costas, Evelyn Irazoqui y Rocío Larrea.

Además, estuvieron en la operación los anestesistas Florencia Garnero, Gerardo Cacciabue, Federico Garade y Rodrigo Saenz.

La cirugía fue posible gracias al trabajo conjunto con el departamento de Neurocirugía Vascular y de Base de Cráneo, médicos residentes junto con jefes de Servicio y de Sala, aseguró la cartera provincial.

Qué es un aneurisma cerebral

Un aneurisma cerebral es una dilatación de una arteria dentro de la cabeza en forma de saco, baya o pera, se origina a partir de una debilidad en la pared de la arteria y va creciendo a lo largo de la vida con la posibilidad de romperse y producir una hemorragia cerebral (aneurisma roto). Otras veces se lo descubre por casualidad (aneurisma incidental) o puede dar síntomas por comprimir a otras estructuras del cerebro (aneurisma sintomático). El mayor peligro radica en la rotura y, entre los factores de riesgo de ruptura, se encuentran la hipertensión arterial, el hábito de fumar, el abuso de alcohol y drogas, la forma y el tamaño del aneurisma.

Los aneurismas cerebrales son más frecuentes en los adultos de 30 a 60 años que en los niños. En su mayoría, no dan síntomas hasta que son grandes y comprimen nervios u otras estructuras o se rompen provocando una hemorragia cerebral. pero, en caso de que dé, entre los síntomas habituales encontramos la cefalea, visión borrosa, algún párpado caído, menor fuerza de brazos y pierna o la boca desviada, náuseas-vómitos o pérdida de conocimiento. Los estudios para arribar al diagnóstico son tomografía computada, resonancia magnética y angiografía por resonancia magnética o por tomografía computada. Pero el estudio por excelencia es la angiografía digital cerebral tridimensional que analiza con precisión la ubicación, forma y tamaño del aneurisma.

Los pacientes portadores de aneurismas cerebrales (lo sepan o no) tienen la posibilidad de ruptura, pero no todos se rompen. En líneas generales, a los aneurismas muy chicos y asintomáticos se los controla periódicamente con estudios de imágenes, mientras que los sintomáticos no rotos se tratan por el riesgo de rotura y los aneurismas rotos representan una urgencia médica para el tratamiento. Hoy en día, existen dos opciones terapeúticas: el clipado por microcirugía y la embolización endovascular.

El clipado microquirúrgico consiste en excluir el aneurisma de la arteria normal que le dio origen mediante el uso de clips o broches metálicos que se dejan de por vida en la unión de la arteria y el aneurisma evitando el riesgo futuro de rotura. La microcirugía demostró ser muy eficaz en el tratamiento de los aneurismas y, en general, un aneurisma bien ocluído no se vuelve a formar. La embolización endovascular es la alternativa al clipado microquirúrgico. Ambos tratamientos son cirugías de alta complejidad con resultados y posibilidad de complicaciones similares.