Santiago del Estero, Miércoles 19
Junio de 2024
X
Mundo

Explosión durante el funeral de un alto cargo talibán dejó al menos 11 muertos

Decenas de personas participaban de la despedida de un alto cargo talibán muerto en un atentado cuando ocurrió una explosión. Ocurrió en el estado de Badakhshan (vecino con China y Tayikistán).

08/06/2023

El Ministerio del Interior de los talibanes informó este jueves que al menos 11 personas murieron y más de 30 resultaron heridas en una explosión en una mezquita en el noreste de Afganistán, cuando se realizaba el funeral de un alto cargo talibán fallecido el martes en un atentado. Fuentes citadas por la agencia dpa señalan que altos dirigentes talibanes podrían haber muerto en la explosión.

Todo ocurrió dentro de una mezquita de la ciudad de Faizabad, en el estado noroental de Badakhshan (fronterizo con China y Tayikistán), cuando se celebraba el funeral del gobernador en funciones de la provincia Nisar Ahmad Ahmadi. Entre los asistentes a la ceremonia se encontraban algunos altos cargos regionales, según informó el medio afgano Ariana News.


Te recomendamos: Los talibanes detuvieron al fundador de una escuela para niñas en Afganistán


Los talibanes han entregado poca información sobre lo ocurrido en Faizabad. Sin embargo, dpa afirma que tras el estallido el lugar quedó destruido y una enorme columna de humo se veía desde distintos puntos de la ciudad. Otros medios locales afirman que 15 personas perdieron la vida y 50 resultaron heridas. Si bien ninguna organización se atribuyó el posible ataque, Estado Islámico (EI) ha realizado numerosos atentados desde que los talibanes llegaron al poder, en agosto de 2021.

No son amenaza, dicen

Nisar Ahmad Ahmadi murió cuando circulaba en su vehículo oficial en Faizabad, después de que un atacante suicida detonase sus explosivos, cobrándose la vida de tres personas y dejando otros seis heridos, en una acción posteriormente reivindicada por el EI. El Estado Islámico de Khorasan, la rama afgana del grupo, se ha erigido como la principal amenaza a la estabilidad del país, si bien los talibanes niegan que la organización represente un desafío a la seguridad.

Los talibanes han realizado numerosas redadas contra el Estado Islámico, que se ha atribuido grandes ataques en los centros urbanos, especialmente contra funcionarios del régimen. En marzo pasado se adjudicaron el asesinato del gobernador de la provincia de Balkh, en un ataque en su propia oficina.