Somos Deporte Copa Libertadores

River, con dos penales, sacó ventaja ante Cerro Porteño

El Millo se impuso por 2-0 ante el conjunto paraguayo y pegó primero en la serie.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
22/08/2019 -

River Plate sacó una buena distancia con respecto a Cerro Porteño, por los cuartos de final de la Copa Libertadores, al imponerse con justicia por 2-0 en el partido de ida disputado en el estadio Monumental.

Ignacio Fernández en el primer tiempo, y el colombiano Rafael Borré, en el complemento, ambos de penal, le dieron la victoria al elenco de Marcelo Gallardo, que buscará meterse nuevamente en las semifinales del torneo continental el próximo jueves, en Asunción.

River mostró una cara mucho más ambiciosa en la etapa inicial, cuando dispuso de la mayor cantidad de ocasiones de gol, y se diluyó un poco en el período decisivo.

Aún así, pudo golpear en los momentos precisos al equipo conducido por el argentino Miguel Angel Russo y viajará a Paraguay con la chance concreta de acceder a la ronda de los mejores cuatro equipos de la Libertadores, donde podría volver a cruzarse con Boca.

Paradojas del fútbol, River justificó la victoria parcial después de ponerse en ventaja. Es que no habían pasado dos minutos de juego cuando Larrivey bajó peligrosamente la suela de su botín ante la presencia de De La Cruz dentro del área y al árbitro Carrillo le advirtieron desde el VAR la posible existencia de una infracción.

Después de revisar la acción en el monitor, el juez peruano decidió sancionar penal e Ignacio Fernández fue el encargado de establecer la ventaja inicial, con una ejecución precisa, a los 7 minutos.

Después de la apertura del marcador, River sí pudo exhibir sus mejores virtudes y minimizó a su rival durante gran parte del primer capítulo. El equipo de Gallardo, más allá de tímidas reacciones de Cerro Porteño, fue el dueño absoluto del juego.

La presión del local asfixió al conjunto paraguayo y le impidió avanzar con comodidad. Además, tradujo esa supremacía en situaciones de riesgo, pero no logró reflejarla en el resultado.

Tuvo al menos cinco ocasiones el Millonario, pero ni Suárez ni Borré estuvieron finos en la definición. Tampoco Montiel, quien apareció por sorpresa dentro del área y también estuvo a nada de marcar el segundo gol riverplatense.

El respiro que se tomó River en el último cuarto de hora de la primera mitad, en gran parte por la exigencia de su postura inicial, le permitió a Cerro Porteño ganar metros en el campo de juego y terminar ese período lejos del arco de Juan Pablo Carrizo.

El local no tuvo en el inicio de la segunda etapa la intensidad que mostró en el comienzo de la primera. Mucho tuvo que ver para que ellos suceda la actitud del elenco paraguayo de posicionarse más cerca del mediocampo y su intención de sacarle ritmo al juego.

En ese contexto, el equipo de Russo construyó su jugada más clara del partido a través de un cabezazo de Haedo Valdés, solo entre los centrales, que se fue desviado.

Casi de inmediato River respondió y Nacho Fernández logró vencer otra vez a Juan Pablo Carrizo, pero Carrillo una vez más acudió al monitor para revisar la acción y la invalidó, por una mano involuntaria de Suárez antes de enviar el centro al corazón del área.

Milton Casco fue el gran responsable de destrabar el complejo panorama que comenzaba a aparecer ante River. El defensor presionó alto como nunca antes pudo hacer su equipo en el complemento y cedió en cortada para Palacios, quien fue derribado por el arquero Carrizo.

Esta vez, el árbitro Carrillo no dudó y sancionó infracción dentro del área sin pasar por el monitor. Borré se hizo cargo de la ejecución y no falló. River estableció así la distancia que no pudo sacar en la primera mitad, a los 19 minutos.

El Millonario buscó durante el resto del capítulo final, pero no logró volver a inquietar seriamente al arquero de un equipo visitante que pareció conformarse con regresar a su país dos goles abajo.

El final del juego tuvo a River en campo contrario, pero ya no pudo volver a convertir.

Dejanos tu comentario
Últimas noticias