Viernes 14
Mayo de 2021
X
Espectaculos

La triste historia de las primas “idiotas” y olvidadas de la reina Isabel II

Por si alguien se había olvidado de esta historia, la serie The Crown la recupera -como a otros trapos sucios de la familia real- en la cuarta temporada de la serie que tanto ha dado que hablar.

21/02/2021

En 1987, la prensa británica desveló que dos primas de la reina Isabel II, las hermanas Katherine y Nerissa Bowes-Lyon, quienes aparecían como fallecidas en el libro que registra la genealogía de las familias reales de Gran Bretaña e Irlanda, seguían vivas. Ambas habían permanecido encerradas durante décadas en una institución para discapacitados. La prensa amarilla armó que habían sido escondidas para que nadie asociara la enfermedad mental con la Casa de Windsor.

A lo largo de la Historia, los monarcas se han casado entre ellos para garantizar la continuidad de su linaje real. Pero este cruce endogámico tuvo como consecuencia diferentes tipos de discapacidad intelectual y fallecimientos en su descendencia.

Las primas ‘secretas’ eran hijas de un hermano de Elizabeth Bowes-Lyon, la madre de la reina Isabel de Inglaterra. El tío de Isabel II se casó con Fenella Hepburn-Stuart-Forbes-Trefusis, quien transmitió ese nefasto factor genético a sus hijas. Fueron diagnosticadas como ‘idiotas’ e internadas en una institución. Para no entorpecer el acceso al trono de su prima Isabel, se dijo que las hermanas Bowes-Lyon habían muerto.

Por si alguien se había olvidado de esta historia, la serie The Crown la recupera -como todos los trapos sucios de la familia real británica- en la cuarta temporada de la exitosa serie que tanto ha dado que hablar.

En esta última temporada no se olvidan de nadie: ni de Lady Di, ni de Margaret Thatcher, ni de Camila Parker. La que tampoco se libra es Margarita, hermana de Isabel II, en su incansable búsqueda de soluciones a su complicada salud mental.


Te recomendamos: “Ozark” y “The Crown”, las más nominadas en los Critics Choice Awards 2021


En un arranque de locura y desesperación, la princesa empieza a ahondar en los entresijos de su familia hasta descubrir la existencia de estas primas olvidadas en una institución psiquiátrica. La escena no tiene desperdicio, ya que la princesa Margarita -conocida por sus caprichos y ataques de aburrimiento cree que sus altibajos emocionales pueden tener una vinculación genética con las famosas primas.

Fuera de la ficción de la serie, la familia real británica nunca hizo declaraciones al respecto y cerraron la historia con un: “No tenemos ningún comentario al respecto. Es un asunto de la familia Bowes-Lyon”.

La explicación de la serie

En la serie, Peter Morgan ofrece una explicación para ocultar tal dramática situación: la abdicación de Eduardo VIII en 1936, que provocó que se buscase limpiar cualquier posible ‘mancha’ o ‘trapo sucio’ dentro de la ascendencia de la Casa Real. Una caza de brujas que afectó a los Bowes-Lyon, familia política de Jorge VI, padre de Isabel II, y que, a la larga, tuvo desagradables e inhumanos resultados.

“Mi familia pasó a estar relacionada con la Corona, lo que provocó que las hijas de mi hermano y sus primas hermanas pagasen un terrible precio”, explica la Reina Madre en la serie. “Su discapacidad mental hubiera provocado que se cuestionase el linaje de la familia”, agrega.

Una explicación que, hay recordar, forma parte estrictamente de la ficción de Netflix y que, a falta de datos que lo confirmen, se trata de una licencia artística no basada en pruebas reales.