Santiago del Estero, Jueves 25
Abril de 2024
X
Opinión y Actualidad

El lawfare más loco del mundo: ya no quedan presos de la corrupción kirchnerista

Este fin de semana, Ricardo Jaime se irá a su casa con tobillera electrónica. Con los concesionarios que debía controlar, no hizo un matrimonio sino un patrimonio: departamentos, autos, y otros bienes que jamás pudo justificar.

19/03/2023

Por Diego Sehinkman para TN - Si tuviera nombre de película debería llamarse “El lawfare más loco del mundo”. ¿Por qué? Porque salieron todos. Este sábado 18 de marzo, cuando la justicia mande a Ricardo Jaime a su casa con una tobillera, ya no quedará ni un solo kirchnerista acusado o condenado por corrupción tras las rejas.

Recordemos que la adaptación local del término lawfare es la teoría conspiranoide de que el poder judicial, los “medios hegemónicos” y la oposición, estigmatizan, persiguen y finalmente encarcelan a funcionarios de gobiernos populares para “quitar derechos” e impedir que se presenten a elecciones. Pero este lawfare es raro. El más loco del mundo: a nueve meses de la finalización del gobierno nacional y popular de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner, ya no queda nadie preso.

Ricardo Jaime, el secretario de Transporte en momentos vitales y letales del kirchnerismo

Fue secretario en momentos vitales porque estuvo en funciones desde el nacimiento, cuando Néstor lo trajo de Santa Cruz. Y mortales porque era el secretario con la tragedia de Once.

Jaime está condenado por corrupción, pero no tiene sentencia firme en la Corte. Sin embargo estaba preso por la causa de los Cuadernos, que está elevada a juicio oral pero no arranca desde hace cuatro años. Entonces la justicia dijo: este señor está enfermo. Quizás la enfermedad vaya más rápido que el juicio, que ni siquiera empezó. Démosle domiciliaria. Recordemos: es el último que quedaba tras las rejas. Algunos de los emblemáticos que ya salieron:

* Lázaro Báez, exbancario, luego terrateniente, pescador con conciencia ambiental porque pescaba (contratos) y devolvía, está en algún lugar con domiciliaria.

* César Milani, acusado de violar DDHH, está absuelto y en libertad.

* Julio De Vido

* José López, el de los bolsos, la monja y la metralleta, como en una película de Fellini, ya anda suelto y hasta se lo vio caminando en una peregrinación en Santa Cruz.

* Roberto Baratta, hombre de confianza de De Vido en Planificación.

* Amado Boudou, que fue beneficiado con domiciliaria porque la Justicia se apiadó de que es padre de mellizos pequeños. ¿Por qué él sí y cientos y cientos de otros presos con hijos pequeños no?

De vuelta: ¿qué clase de lawfare será este que en los últimos tres años les abrió la jaula a todos, para que vuelvan a pastar a la verde pradera?

Ricardo Jaime está saliendo

Jaime es el último. Fue muy cercano a Néstor Kirchner. Compañeros de emociones, ya en los 90 iban juntos al casino de Caleta Olivia. Años después, fueron la banca y ganaron todas las manos. Al revés de su jefe, Jaime era ostentoso: le gustaban los trajes caros, las pulseras y relojes, siempre bronceado. El único medio de transporte que no controló fue la máquina del tiempo. Con gusto hubiera viajado a los 90, donde encajaba perfecto.

Tuvo una relación muy estrecha con los empresarios a quienes debía controlar, no disfrutar. Jaime los disfrutó. ¿Concesionarios y Estado, asuntos separados? En este caso, no. Fueron un matrimonio que terminó en patrimonio: departamentos, autos, y otros bienes que jamás pudo justificar.