Santiago del Estero, Jueves 30
Mayo de 2024
X
País

El FMI pidió "un paquete de políticas más fuertes para salvaguardar la estabilidad"

Según el organismo “alcanzar el objetivo de déficit fiscal primario del 1,9 % del PIB para 2023 sigue siendo esencial para respaldar la desinflación y la acumulación de reservas, aliviar las presiones financieras y fortalecer la sostenibilidad de la deuda”.

01/04/2023

El FMI, cuyo directorio aprobó ayer la revisión de las metas del cuarto trimestre de 2022 y autorizó un desembolso de USD 5.400 millones para la Argentina, señaló hoy en un comunicado que la Argentina necesita “un paquete de políticas más fuertes para salvaguardar la estabilidad” y consideró “esencial” que el gobierno se atenga a la meta de déficit fiscal de este año, de 1,9% del PBI.

El comunicado se produce tras la cuarta revisión del “Acuerdo de Facilidades Extendidas” acordado en marzo del año pasado, de 30 meses, y de la aprobación de un desembolso de 4.000 millones de Derechos Especiales de Giro (DEGs, la moneda del Fondo), equivalente a poco menos de USD 5.400 millones. Con ese desembolso, el organismo lleva girados a la Argentinos cerca de USD 28.900 millones en los últimos doce meses, que el gobierno destina sustancialmente para, a su vez, pagar los vencimientos con el propio organismo y aumentar en parte las reservas del Banco Central.

“Todos los criterios de desempeño cuantitativos hasta fines de diciembre de 2022 se cumplieron con cierto margen, respaldados por una implementación más firme de la política macroeconómica en el segundo semestre de 2022″, dice un pasaje del comunicado.

Políticas más fuertes

Pero de inmediato advierte que “en el contexto de una sequía cada vez más severa, una inflación creciente y una cobertura de reservas débil, es necesario un paquete de políticas más fuerte para salvaguardar la estabilidad, abordar los reveses y asegurar los objetivos del programa. Junto con esta decisión, también se aprobó una modificación de la meta de reservas”.

Sobre ese último aspecto, que llevó dos meses de negociaciones entre Economía y el staff del organismo, que se avino al reclamo argentino de una reducción del objetivo de acumulación, el Fondo advirtió que la reducción de reservas –cuyo monto no especificó, pero que según fuentes de Economía sería de USD 3.500 millones menos para el primer trimestre y USD 2.000 millones menos para el año- servirá “para acomodar parcialmente el impacto de la sequía severa, junto con políticas más firmes para salvaguardar la estabilidad, abordar los reveses y asegurar los objetivos del programa, manteniendo al mismo tiempo la función de ancla del programa”.

El comunicado del Fondo incluye declaraciones de Gita Gopinath, la economista y subdirectora del organismo, con quien el ministro de Economía, Sergio Massa, se reunió durante la semana en Washington. Massa también también se entrevistó en Washington con la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en una reunión de la que también participó el embajador de EEUU en la Argentina, Marc Stanley.

Gopinath elogió las “políticas económicas más prudentes” llevadas a cabo “en la segunda mitad de 2022″ que –dijo- “respaldaron una moderación de la inflación y mejoras en los saldos fiscal y externo, lo que ayudó a asegurar las metas del programa para fines de 2022″. Pero, al mejor estilo fondomonetarista, advirtió luego que la situación económica “se ha vuelto más desafiante desde principios de este año a la luz de la sequía cada vez más severa y los reveses de políticas”, por lo que “dada la magnitud del shock climático, se justifican algunos ajustes a la baja en los objetivos de acumulación de reservas, aunque será necesario un paquete de políticas más sólidas para salvaguardar la estabilidad y mantener el papel de ancla del programa”.

Esto es, el Fondo reconoció la imposibilidad oficial de acumular reservas al ritmo convenido hace un año, pero ratificó y enfatizó la importancia de cumplir la meta fiscal como “ancla”.

“Alcanzar el objetivo de déficit fiscal primario del 1,9 % del PIB para 2023 sigue siendo esencial para respaldar la desinflación y la acumulación de reservas, aliviar las presiones financieras y fortalecer la sostenibilidad de la deuda. La implementación oportuna de medidas de alta calidad, particularmente mejorando la focalización de los subsidios a la energía y la asistencia social, ayudará a compensar los impuestos a la exportación más bajos debido a la sequía, proteger la infraestructura prioritaria y el gasto social, y asegurar los objetivos fiscales”, subrayó Gopinath.