Santiago del Estero, Viernes 19
Julio de 2024
X
Mundo

Ante la Asamblea de la ONU, Joe Biden le exigió a Rusia que detenga la invasión a Ucrania

El mandatario estadounidense habló ante la 78º Asamblea de las Naciones Unidas. Pidió acelerar las acciones contra la crisis climática y aconsejó a los países en desarrollo “no caer en la trampa de la deuda insostenible”.

19/09/2023

El presidente de Estados Unidos Joe Biden, compareció en la 78º Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, en la que aseguró que el mundo debe permanecer unido en la defensa de Ucrania contra la agresión rusa y advirtió que ninguna nación puede estar segura si “permitimos que Ucrania sea dividida”.

“Rusia cree que el mundo se cansará y le permitirá brutalizar a Ucrania sin consecuencias. Pero les pregunto esto: si abandonamos los principios básicos de la Carta de las Naciones Unidas para apaciguar a un agresor, ¿puede cualquier Estado miembro sentirse seguro de que está protegido?”, dijo Biden en su discurso.

El mandatario reivindicó la necesidad de seguir apoyando militarmente al Gobierno de Kiev para defender la integridad territorial de Ucrania y “disuadir” a Rusia de que invada a otros países en el futuro.

“Si permitimos que Ucrania sea dividida, ¿está segura la independencia de alguna nación?, la respuesta es no”, agregó el mandatario mientras condenó la “agresión descarada” de Rusia y pidió a los líderes mundiales que se levanten y defiendan la soberanía de Ucrania para “disuadir a otros posibles agresores mañana”.

“Rusia es la única responsable de esta guerra. Rusia tiene la capacidad de poner fin a esta guerra inmediatamente”, ha proclamado Biden, crítico con el “precio” que Moscú ha puesto para concluir el conflicto y que contempla “la rendición de Ucrania, el territorio de Ucrania y los niños de Ucrania”.

Para Biden, la respuesta está clara y es que “no”, por lo que ha llamado a permanecer firmes ante la “brutal agresión” con vistas también a “disuadir a otros potenciales agresores mañana”. Por eso, “Estados Unidos y sus socios de todo el mundo seguirán del lado del valiente pueblo de Ucrania.

El presidente Biden, también se refirió ante la Asamblea General de la ONU sobre los recientes fenómenos climáticos extremos que de acuerdo con sus palabras demuestran que el cambio climático supone una amenaza para la existencia de la humanidad.

“Desde el primer día de mi administración, Estados Unidos ha tratado esta crisis como la amenaza existencial que es, no sólo para nosotros, sino para toda la humanidad”, dijo Biden.

Biden instó este martes a la ONU a autorizar el envío a Haití de una fuerza internacional para ayudar a la policía a luchar contra las bandas.

“Pido al Consejo de Seguridad que autorice esta misión ahora. El pueblo de Haití no puede esperar mucho más”, declaró Biden ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Las autoridades haitianas y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, han estado pidiendo durante meses un despliegue en el país caribeño, que se está hundiendo bajo crisis humanitarias, políticas y de seguridad que han abrumado a su débil gobierno y fuerzas de seguridad.

La misión necesitaría luz verde del Consejo de Seguridad, aunque no se desplegaría bajo la bandera de la ONU.

El Consejo de Seguridad inició negociaciones sobre el tema a principios de este mes.

Con respecto a la relación con China, el mandatario dijo que Washington busca “gestionar responsablemente” su rivalidad con Beijing para evitar cualquier posible guerra.

“Cuando se trata de China, quiero ser claro y coherente. Buscamos gestionar responsablemente la competencia entre nuestros países para que no desemboque en un conflicto”, dijo Biden en un discurso.

Biden se ha mostrado “claro”, abogando por una gestión “responsable” de las disputas en virtud de la cual Washington y Beijing pueda trabajar juntos en aras del interés común al tiempo que las autoridades estadounidenses se mantienen firmes ante cualquier atisbo de “agresión” o “intimidación”, en un aviso que se extiende también al terreno económico.

Biden, que ha admitido la necesidad de actualizar las instituciones internacionales para adaptarlas al siglo XXI, ha confirmado el inicio de “consultas serias” para tratar de ampliar el Consejo de Seguridad de la ONU, compuesto únicamente por 15 miembros, de los cuales cinco --incluido Estados Unidos-- tienen derecho de veto.

“Necesitamos más voces, más perspectivas en la mesa. Naciones Unidas debe seguir preservando la paz, impidiendo el conflicto y aliviando el sufrimiento humano”, ha dicho Biden, partidario además de reforzar el papel de países emergentes en organismos como el Fondo Monetario Internacional o en foros como el G20, al que se suma ahora la Unión Africana.

Dentro de este marco de cooperación, el mandatario norteamericano se ha comprometido a trabajar para lograr “un mundo más seguro, más próspero y más equitativo”, lo cual pasaría por asumir que “ninguna nación puede hacer frente sola a los desafíos de hoy de día”, ni siquiera Estados Unidos.

Así, ha aludido a olas de calor, incendios forestales, sequías o inundaciones para recordar que el mundo debe hacer frente a “una historia urgente”, la lucha contra el cambio climático, que pasa entre otras cuestiones por reducir la dependencia de los combustibles fósiles. “Desde el primer día de mi Administración, Estados Unidos ha tratado esta crisis como la amenaza existencial que es, no sólo para nosotros, sino también para toda la humanidad”, ha agregado.

También ha llamado a trabajar para aprovechar “para el bien” el potencial de la inteligencia artificial, lo que pasa por colaborar con actores internacionales que puedan ser percibidos como “competidores” si se quiere proteger a los ciudadanos de “los riesgos más profundos” asociados a los constantes avances tecnológicos.

Biden ha incluido entre los retos la lucha contra la corrupción y la defensa de la democracia, teniendo en cuenta que se debe rechazar cualquier atisbo de “violencia política”, como ha quedado de manifiesto tras la “rápida sucesión” de golpes militares en el Sahel. Washington respalda la labor de la Unión Africana y la Comunidad de Estados del África Occidental “para apoyar el orden constitucional”.