Santiago del Estero, Martes 21
Mayo de 2024
X
Opinión y Actualidad

La estafa de la geopolítica ambiental

El proyecto de creación del Area Marítima Protegida Agujero Azul es el perfecto ejemplo de todo lo que no hay que hacer en materia de conservación marina.

El Agujero Azul, zona que se encuentra a unas 200 millas de la costa, extensión de la plataforma. continental que le fue concedida a nuestro país por la ONU en 2016.
30/09/2023

Por Mariana Zuvic, en diario Clarín
Hemos advertido, desde sus inicios y en varias ocasiones, de qué manera se perjudicarán los intereses soberanos argentinos en el mar en caso de aprobarse el proyecto de creación del Área Marina Protegida Agujero Azul ¿Qué esconde entonces este proyecto, que aparenta ser inofensivo bajo la fachada de conservación marina?

En este tema hay dos cosas ciertas: una, que ni el kirchnerismo ni sus aliados alcanzan a comprender la necesidad de ser protagonista central del Escenario Atlántico Sur y, la otra, que ciertamente los países hegemónicos impulsan acciones de geopolítica ambiental a través de sus numerosos agentes internacionales como las ONG´s que, pese a tener la mejor de las intenciones, obran en favor de políticas expansionistas de sus mandantes, generalmente ocultos.

No podemos obrar irresponsablemente. La cuestión de las Islas Malvinas y la Antártida constituyen los conflictos centrales en nuestro escenario de los que somos protagonistas. Las potencias extranjeras aprovechan la situación de crisis más grande de la historia argentina incubada por este cuarto gobierno kirchnerista.

Una facción política que se caracterizó por consolidar poder local a expensas de su posicionamiento internacional. Con notorio desdeño por el trabajo profesional de la Cancillería y la Defensa alcanzaron, también, un nivel de conflictividad regional inusitado.

Lo dicho quedó reflejado en el conflicto con Paraguay que, pese a que la causa sea legítima y el derecho este de nuestro lado, la debilidad nacional de cara a la región nos enfrenta a un contexto de imprevisibilidad de los resultados.

Agujero Azul es el perfecto ejemplo de todo lo que no hay que hacer en materia de conservación marina. Sumado a las múltiples inconsistencias desde el punto de vista biológico, ya hemos advertido de las repercusiones negativas sobre el reclamo de soberanía respecto de las Islas Malvinas.

El principal argumento de quienes promueven la creación del AMPB Agujero Azul es su supuesto beneficio en la lucha contra la pesca ilegal, y sobre esta falacia pretenden engañar a la opinión pública.

Lo tenemos que repetir, la iniciativa solamente protegería el fondo marino y no la columna de agua, que es donde operan entre un 80% y 90% de las flotas depredadoras del Atlántico Sur, en particular los barcos de bandera china, por ser la más numerosa. Es tan extravagante como prohibir la pesca en la Luna, no cambiará nada. No es más que un slogan de greenwashing.

Gracias a nuestras múltiples intervenciones y advertencias, hemos logrado que la sociedad conociera de la existencia de esta propuesta que lesiona nuestros intereses en el mar. Aún con la posibilidad vetada de llamar a comisiones para tratar públicamente el proyecto, desde la Presidencia de la Comisión de Intereses Marítimos decidimos igualmente convocar a expertos que dieran cuenta de las incongruencias de esta.

Asimismo, presentamos pedidos de acceso a la información pública a través de la Ley Nº 27.275 a los nueve ministerios involucrados, los cuales confirmaron que no habían sido tenidos en cuenta para la elaboración de la propuesta.

Sin especialistas, sin académicos y con varias críticas públicas de expertos que integran la Iniciativa Pampa Azul, así avanzó este proyecto haciéndose paso a los empujones. Tan es así que se manipularon escandalosamente los giros entre comisiones durante su estadía en Diputados y se le dio un tratamiento express que llevó a obtener la media sanción en menos de cuatro meses.

Cabe preguntarse las razones de estos descarados manejos, que con total arbitrariedad limitaron cualquier tipo de participación. Nuevamente han pasado por encima de los procedimientos para lograr objetivos y consolidar intereses que no son necesariamente los de nuestro país. El patoterismo se lleva puestos nuestros recursos marinos y nuestra soberanía, cediéndolos a países como China y el Reino Unido bajo la excusa ambiental.

Asimismo, sus autores utilizaron la vida de los 44 tripulantes del submarino A.R.A San Juan para justificar y promocionar esta iniciativa. Hemos presentado un proyecto de ley para que se declare lugar y sepulcro histórico nacional a los restos náufrafos del submarino A.R.A San Juan (expte 3821-D-2023), de esta manera estaríamos honrando genuinamente sus memorias.

Lejos de pasar inadvertida esta nueva embestida apelando a falaces argumentos nos seguimos preguntando: ¿Cuáles serán los objetivos y motivaciones detrás de esta iniciativa, que ha logrado saltarse de manera escandalosa el procedimiento que establece la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, y ahora se intenta hacer lo mismo en el Senado metiéndola por la ventana?

Desde nuestro espacio impulsaremos y apoyaremos iniciativas que favorezcan la preservación ambiental. Siempre lo haremos con la participación de todos los estamentos competentes y la debida consideración de los aspectos geopolíticos relevantes de nuestro escenario.