Miércoles 14
Abril de 2021
X
Somos Deporte

Alfredo Moreno y su retiro: "Tomé la decisión en el momento justo"

El "Negro", radicado hace muchos años en México, vino a pasar las fiestas en Santiago y ayer jugó un partido a beneficio. Contó cómo se fue preparando para colgar los botines y mucho más.

El Chango Moreno con Jorge Valoy, antes del partido benéfico disputado ayer.
30/12/2018

Retirarse es la decisión más difícil en la vida de un futbolista profesional. Algunos llegan a sufrir depresiones. No es fácil dejar algo que hacen desde pequeños y en una edad en la que se promedia la mitad de la vida o menos.

Alfredo David Moreno pasó por eso hace ocho meses. Pero supo sobrellevarlo porque se preparó para tomar esa decisión. El "Negro", aquel que brilló de joven en el Boca de Bianchi que nacía para hacer historia, pero que construyó gran parte de su carrera en México, país donde está radicado, volvió al pago para pasar las fiestas. Y ayer estuvo en Vélez de San Ramón, en un partido a beneficio, donde volvió a despuntar el vicio y habló de todo en un mano a mano con El Liberal.

"Siempre es importante, cuando las causas son buenas, poder venir, rencontrarse con amigos, ex compañeros. Eso me pone contento", arranca la charla con una rara tonada mexicana, sin perder el santiagueño de su cuna.

"Siempre tenemos que estar con el fútbol, es mi vida y lo disfruto mucho. Hoy estoy en otra etapa de mi vida, fuera del jugador, y trato de aprovechar siempre estas situaciones para jugar a la pelota y encontrarme con la gente que quiero", agrega antes de volver a sentir la adrenalina de calzarse los cortos y pisar un campo de juego.

¿Cómo fue el proceso del retiro?

Ya venía hace uno o dos años pensando que iba a llegar ese momento. Al mismo tiempo me estaba preparando para ver qué iba a hacer después del fútbol, porque la vida sigue. Tomé la decisión en el momento justo, no me ha costado porque ya la venía meditando. Estoy muy contento por la carrera que he tenido, los amigos que he conseguido gracias al fútbol, los lugares que he conocido, la familia que me ha dado, mi esposa, mis hijos. Voy a estar siempre agradecido al fútbol y voy a tratar de ayudar siempre en todo lo que se pueda.

¿Costó la decisión?

Te preparas, lo vas asimilando de a poco, pero cuando llega ese momento cuesta, sobre todo los primeros dos o tres meses porque dejas algo que, en mi caso, lo venía haciendo de hace 23 años. Levantarte a la mañana, ir a entrenar, concentrar, jugar, son muchas cosas que venía haciendo hace 23 años y de repente nada. Entonces los primeros tres meses son un poquito duros, pero ocupando la mente en otras cosas pasa rápido.

¿La preparación fue psicológica?

Eso suma un poco, pero es un poquito de todo. Te empiezan a doler más cosas por la edad, yo con 38 años ya no entrenaba lo mismo que un chico de 20, no podía hacer todo. Los viajes me cansaban más y costaba más recuperarse. Pude haber seguido, incluso tuve ofertas para seguir, jugando pero ya estaba conforme con lo que había hecho y tomé esa decisión.

¿Cómo sigue la vida de Alfredo Moreno?

Ahora he venido antes de que termine el torneo argentino para ver un poco de fútbol, a saludar amigos que había dejado. En principio es ver fútbol, ver jugadores y ver qué proyectos más adelante pueden salir. Ojalá que lo que salga sea bueno y lo voy a hacer con muchas ganas. Siempre vinculado al fútbol, no tengo pensado otra cosa que no sea trabajar por el fútbol y para el fútbol.

¿Representante puede ser?

Es muy diferente ser representante, ser intermediario, ser visor, son cosas muy diferentes. Estoy preparado para cualquiera de las áreas, pero tengo que enfocar un poquito más a lo que yo quiero y me gusta. Y tomar la decisión más adelante.

¿Soñaste alguna vez con llegar hasta dónde lo hiciste?

Uno sueña siempre porque los sueños son gratis, pero después tienes que trabajar muy duro para lograrlos. He pasado buenos y malos momentos, alegrías, tristezas; toda mi vida ha dependido del fútbol. Entonces si perdía estaba de malhumor y si ganaba, feliz. No me he guardado nada, las he disfrutado, he cometido errores y tuve muchos aciertos, pero todo eso me ha hecho crecer como persona, me ha hecho valorar la familia, amigos, el ayudar a la gente. Eso es lo más importante. Y que el día de mañana no recuerden qué bien jugaba Alfredo si no que digan que era una buena persona y gran amigo. Me quedo con eso.