Lo + Viral Tailandia

La exhibición de la momia de un asesino serial y caníbal causa controversia

Es exhibido en el museo médico en el hospital Siriraj de la capital tailandesa. Activistas quieren que sus restos sean enterrados.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
27/06/2019 -

"No salgas por la noche, o Si Uey vendrá y se comerá tu hígado".

Durante décadas, los padres han usado esta advertencia para mantener a sus hijos bajo control en Tailandia, donde se está llevando a cabo una campaña para brindar dignidad al caníbal y asesino en serie más famoso del país, que ahora se conserva como una momia dentro de un museo de Bangkok.

Si Uey Sae-Ung ​​era un inmigrante chino solitario que se ganaba la vida como jardinero, pero luego se convirtió en una figura máxima de monstruosidad después de ser acusado de secuestrar y asesinar a seis niños, además de comerse partes del cuerpo.

Su cuerpo, seco y oscuro por los métodos de preservación utilizados para su momificación, todavía lleva marcas de balas en el pecho desde su ejecución por fusilamiento el 17 de septiembre de 1959, un año y medio después de que fue arrestado.

Es exhibido en el museo médico en el hospital Siriraj de la capital tailandesa donde también hay una colección de fetos, cabezas, cuerpos y demás restos humanos, entre las cuales la momia de Si Uey, descrita como "un hombre que come gente", es la atracción principal.

"No importa lo que hizo. Exhibir su cuerpo de esta manera es una violación de sus derechos humanos", dijo Pharaoh Chakkraphattranan, quien inició una campaña para pedir la eliminación del cuerpo del museo y el entierro adecuado.

Este punto de vista no es compartido por la mayoría de las personas en Tailandia, donde los prejuicios contra Si Uey, cuya vida ha sido objeto de dos películas, una serie de televisión y varios documentales, están profundamente arraigados en la imaginación popular.

Su reputación, alimentada por una cobertura sensacionalista por parte de la prensa en ese momento, se forjó después de su arresto en Rayong, al este de Tailandia.

Nawa Boonyakan lo encontró frente a una hoguera con la pierna de su hijo, Somboon, a quien había estado esperando en su casa durante horas.

Si Uey confesó haber matado a Somboon para comerse las entrañas y haber hecho lo mismo con otros cinco niños en otras provincias del país, que, para alivio de la policía, parecieron resolver muchos casos similares a la vez.

El juez confirmó la culpabilidad decretada en las portadas de los periódicos. Después de su ejecución, el hospital conservó el cuerpo para estudiar su cerebro y ver si había alguna anomalía que justificara su comportamiento aberrante.

En los últimos años, el veredicto ha sido cuestionado en informes de la televisión local que revelaron incongruencias entre los incidentes y la confesión de Si Uey.

Algunos de los padres de las víctimas llegaron luego a identificar a un pariente de un jefe local como el verdadero asesino.

"Fui a ver a Si Uey en el museo y no lo vi como un caníbal sino como una víctima de sus derechos y su dignidad", dijo Chakkraphattranan. "Incluso si realmente fue un asesino, creo que la sentencia de muerte fue suficiente castigo".

Las irregularidades en la investigación policial y el juicio llevaron al activista a iniciar una campaña en el sitio web de peticiones Change.org.

Además de pedirle al museo que no exhibiera su cuerpo, pidió que se eliminara el estigma contra Si Uey mediante la publicación de los informes relevantes de autopsias.

Las redes sociales impulsaron la campaña, que, después de recibir miles de firmas, llevó al hospital a eliminar el nombre y la descripción que lo acompañaba como "caníbal" e identificar a la momia solo como un prisionero condenado a muerte.

Narit Kitnarong, decano adjunto de comunicaciones en la Facultad de Medicina del Hospital Siriraj, dijo que la institución aún no había tomado una decisión sobre qué hacer con el cuerpo, pero estaba contemplando agregar más información sobre el caso y el juicio a la pantalla .

"Hay más ventajas que desventajas en mantenerlo expuesto", dijo Narit, refiriéndose a las oportunidades educativas que ofrece la momia.

"Tenerlo allí permite que los visitantes aprendan. Sirve como ejemplo para enseñar a los niños a tener cuidado, a no salir de la casa por la noche y a aprender la forma correcta de comportarse", opinó.

La posición del hospital, sin embargo, no logró convencer a los residentes de una de las aldeas donde vivía Su Uey. Han pedido a la Comisión Nacional de Derechos Humanos que interceda en el asunto y garantice que los restos de sus vecinos más infames reciban un entierro decente.

"Si Uey era miembro de nuestra comunidad. Queremos mostrarle a la sociedad que no era una persona cruel, como lo percibe el público", dijeron.

La persistencia de estas demandas ha llevado al liderazgo del hospital a considerar la cremación del cuerpo si se recuperan ciertos documentos, incluido el certificado de defunción de Si Uey.

El decano de la facultad, Prasit Watanapa, dijo que si persiguieran la cremación, mostrarían una réplica de la momia como una herramienta pedagógica que estaría libre de controversia.

Dejanos tu comentario
Últimas noticias