Mundo Despidió a su defensor

Dijo que no tenía ropa interior y demoró el juicio por colarse en la residencia de Trump

Una mujer china es enjuiciada por burlar al Servicio Secreto de EE.UU. para entrar en el club Mar-a-Lago en Florida. Tenía equipos para detectar micrófonos ocultos.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
10/09/2019 -

Yujing Zhang fue arrestada en marzo tras burlar el Servicio Secreto de EE.UU.

La empresaria acusada de infiltrarse en una residencia del presidente Donald Trump provocó el retraso de la primera fase del juicio en su contra este lunes luego de que afirmara no poseer ropa interior.

Yujing Zhang se presentó en una corte de Florida portando un uniforme de prisión en vez de la ropa civil que se suele vestir ante el jurado para minimizar cualquier prejuicio. La mujer de 33 años aseguró que no le fue provista ropa interior para poder vestirse de otra forma.

Sin embargo, tras una breve discusión en la corte se determinó que la mujer en realidad sí portaba ropa interior, por lo que el juez de distrito Roy Altman le instruyó a que se cambiara de vestimenta para proseguir el proceso judicial.

Este no fue el único retraso causado por Zhang, que actúa como su propia abogada tras despedir a su defensa legal en junio. Previo a que se seleccionara el jurado que escuchará el juicio, la mujer afirmó no estar preparada porque pensaba que el juicio había sido cancelado.

"No sé por qué estoy aquí", indicó Zhang, que en un momento dado aseguró tener problemas para entender el mandarín, su propia lengua natal. "Usted habla chino, usted es de China .... Usted sabe exactamente por qué está aquí", indicó Altman, que previamente le había instado a que dejara este tipo de "juegos".

Infiltración en Mar-a-Lago

Zhang había logrado burlar sin problemas el Servicio Secreto de EE.UU. para infiltrarse en el club Mar-a-Lago en Florida a finales de marzo.

Al ser detenida, justificó su ingreso al club afirmando querer usar la piscina, y explicó que llevaba consigo varios artículos —entre ellos una memoria USB, dos pasaportes chinos, cuatro celulares, una computadora personal, y un disco duro— porque temía que fuesen robados si los dejaba en su cuarto de hotel.

Sin embargo, los agentes posteriormente revisaron esa habitación y encontraron ahí dinero por el equivalente a más de 8.000 dólares, así como varias tarjetas de crédito y débito y equipos entre los que destacó un aparato capaz de detectar dispositivos electrónicos ocultos.

Zhang no ha sido acusada de espionaje, pero los fiscales han presentado pruebas secretas que, según afirman, tienen implicaciones de seguridad nacional. La mujer enfrenta hasta seis años tras las rejas de ser encontrada culpable por los cargos en su contra.


Últimas noticias