Revista China

Crean híbridos de mono y cerdo para "cultivar" órganos humanos

Se trata de cerdos con células de mono con intención de que en un futuro sirvan para la creación de órganos.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
10/12/2019 -

Científicos chinos han anunciado su éxito en un experimento controvertido: han conseguido crear quimeras de cerdo y mono.

En concreto se trata de porcinos diseñados para portar una pequeña cantidad de células de mono, lo que abre la puerta a trasplantar células humanas y que se puedan «cultivar» órganos que sirvan de reemplazo a otros dañados, algo así como trasplantes «bajo demanda». Estos animales nacieron vivos y sobrevivieron varios días y, a pesar de su fallecimiento, marcan un hito en la carrera por cultivar órganos en laboratorio.

«Este es el primer informe de quimeras de cerdo-mono llevado a término», afirmó para New Scientist uno de sus responsables, Tang Hai, del Laboratorio Estatal de Células Madre y Biología Reproductiva en Beijing. La investigación es parte de un programa que tiene el objetivo de desarrollar este tipo de animales -hasta el momento se prueba con cerdos y ovejas- que puedan producir en su interior «cosechas» de órganos humanos. «Aquí hemos usado células de mono para explorar el potencial de reconstruir órganos humanos quiméricos en un modelo animal grande», escribieron en su artículo publicado en la revista « Protein And Cell» los investigadores chinos.


Ya se habían llevado a cabo pruebas de células humanas implantadas sobre embriones de cerdos y ovejas. Sin embargo, el debate ético que planea sobre el experimento ha frenado muchas veces su desarrollo, y se paraban deliberadamente antes de que la gestación llegase a término. Algunos científicos temen que algunas de las células madre humanas puedan terminar en otras partes del animal o incluso en su cerebro, con consecuencias no deseadas.

Monos en vez de humanos

Por esa razón, en este experimento, el equipo utilizó células madre de macacos, en concreo de la especie Macaca fascicularis. Estas células poseían proteínas fluorescentes para que brillaran bajo luz fluorescente. A partir de ahí, se inyectaron en más de 4.000 embriones que tenían cinco días. Posteriormente se implantaron en el útero de cerdas para que llevaran a cabo el embarazo.

De todos los embriones, solo diez llegaron a término y nacieron vivos. Y solo dos de ellos tenían células de mono, es decir, eran «verdaderas» quimeras. Estos presentaban una célula funcional de mono por cada 10.000 de cerdo que se encontraron en el corazón, el hígado, los pulmones, el bazo y la piel de los lechones, pero no se hallaron en otros órganos como los testículos y los ovarios. Los responsables afirman que esto es debido a la baja tasa de hibridación.

Lamentablemente, antes de que terminara la semana, los lechones murieron. Y no solo las dos quimeras, sino también los otros ocho lechones normales. Hai afirmó a New Scientist que la causa más probable de la muerte estuvo más relacionada con la forma en la que se implantaron las células de mono en los embriones de cerdo y no con la hibridación en sí.

Los científicos chinos explican que el siguiente paso es analizar la gran cantidad de datos que se han recabado con el experimento. Además, intentarán repetir la prueba aunque con mayor proporción de células de mono.

«Los hallazgos podrían allanar el camino para superar los obstáculos en la reingeniería de órganos heterogéneos y lograr el objetivo final de la reconstrucción de órganos humanos en un animal grande», aseguran.


Dejanos tu comentario
Últimas noticias