Espectaculos Cantando 2020

Moria Casán trató a Lizardo Ponce de "patoterito"

Luego de la exitosa apertura de cuarteto, a cargo de Gladys "La Bomba Tucumana" y Tyago Griffo, llegó el turno de la segunda pareja en una nueva noche de Cantando 2020: Lizardo Ponce y Lucía Villar, la pareja que fue salvada por el jurado en la noche de sentencia del jueves.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
03/09/2020 -

"Se los agradezco mucho, y también a la gente. Tengo un jurado que sin ser mi favorito, hay algo que nos unió: Nacha Guevara", contó el influencer. "Empezó mal esto, pero la verdad que yo también le tengo un cariño especial", amplió Guevara.

Luego, sí, cantaron una versión de "Amor clasificado", uno de los éxitos de Rodrigo Bueno y recibieron las devoluciones. Guevara (5) expresó: "Lucía, muy bien... Pero, ¿qué hacemos con la afinación? Cuando él le deja tan desafinada la nota anterior, a ella le cuesta enganchar la nota, pero después se ajusta. Lo que se nota en él es un cambio de actitud; hoy empezó a divertirse un poquito. Ojalá que puedan solucionar ese problema en tan poco tiempo, porque la desafinación es uno de los problemas que más molesta de un cantante".

Karina "La Princesita", dueña del voto secreto en esta ronda, indicó: "Para mí el cuarteto es pasión y alegría. Muchos de los mayores referentes no son buenos cantantes en cuanto a lo técnico, pero transmiten muchísimo. Lizardo está todavía contenido, y Lucía en todas las frases terminaba con la nota cayéndose".

"Lucía, respirar en medio de una frase es difícil porque se nota. Hay que respirar al principio. No quiero ser irrespetuoso, pero lo tengo que decir: Lizardo, parece que estuvieras cantando en broma. Estás muy lejos de lo que deberías estar haciendo. Hay que trabajar mucho. Hay magos que trabajan y que pueden ayudarlos", indicó Oscar Mediavilla (3).


Te recomendamos: Nacha Guevara y Oscar Mediavilla, lapidarios con Lizardo Ponce


"¿Cómo magos? No creo que eso pase. Te pido que, si vas a darme una devolución, lo hagas con un poco más de seriedad. Porque está mi coach, estoy yo... Hay un trabajo y no vengo a hacerlo en broma. No me enojo, entiendo que querés ser gracioso, pero dentro de todo estaría bueno que el trabajo que estoy haciendo se respete, por lo menos en cuanto a la devolución. Porque, si no me lo respetan ustedes, que son cuatro grosos que están ahí sentados, quién lo va a hacer", se quejó Ponce.

"¿Querés que te lo diga más técnico, sin hacer ningún chiste? No cantaste bien y tenés serios problemas de afinación que deberías corregir. Hay que trabajar mucho, la oreja es muy difícil acostumbrarla. Los coaches tendrán que hacer un trabajo exhaustivo para que este chico pueda afinar y tener una performance respetable", se explayó Mediavilla.

"Es muy difícil. Lo digo todo el tiempo, pero ya aburrí con eso: voy a hacer lo que pueda y hasta donde pueda. Ojalá les guste y ojalá valoren no solamente la afinación sino el proceso que estoy haciendo. Vos tal vez no estabas, Oscar, pero me remarcaron ciertas cosas que hoy en día las estoy tratando de mejorar y que por ahí son más llevaderas que la afinación", retrucó el influencer.

"Yo considero que lo que hicimos es un trabajo digno y opino lo mismo que él. Más técnico quizás y no tanto a la burla", se quejó, también, la acompañante de Ponce. Y otra vez el productor musical se hizo eco del pedido: "Intenté ponerle un poquito de humor, pero cada vez que te pares ahí voy a darte una devolución sincera y profesional. Si vos creés en tu intimidad que sos un buen cantante, estamos en problemas. Entonces, a partir de ahora en mis devoluciones hacia ustedes no va a haber más humor".


Te recomendamos: Escondida debajo del escritorio, Moria Casán le puso 1 a Lizardo Ponce


"Lizardo escucha, después trabaja y hace lo que puede. Eso también es una virtud", se metió Guevara, pero en lugar de aquietar las aguas, terminó generando más polémica. "Son tan vulnerables... Tenés 30 años, Lizardo, ya sos un muchachito grande. No metiste ni un movimiento de cuarteto y los dos son peligrosos en los finales. Estuvieron flojitos. No te enojes, porque cuando respondés parecés medio 'patoterito', que al menos no es lo que demostrás cuando estás con la 'manochanta' y su imposición de manos", finalizó Moria Casán (2).

En ese momento, se produjo un tenso ida y vuelta entre Casán y Guevara. Entonces, De Brito quiso saber si estaba todo bien entre ellas. "Voy a ser muy sincera... La conozco mucho a Moria. La verdad, dejémoslo pasar. Pero cuando se mete con Deepak Chopra o con la espiritualidad, me molesta". "La imposición de manos me parece una chantada", respondió Casán, refiriéndose a la práctica que su colega suele realizar con algunos de los participantes. "Que Dios te perdone", finalizó la exconductora de Me gusta ser mujer.

Dejanos tu comentario
Últimas noticias