Domingo 11
Abril de 2021
X
Revista

Embotellaron el plasma más frío del mundo

Físicos de la Universidad de Rice han descubierto una forma de atrapar el plasma más frío del mundo en una botella magnética, un logro con potencial en energía limpia, clima espacial y astrofísica.

02/03/2021

"Para entender cómo el viento solar interactúa con la Tierra, o para generar energía limpia a partir de la fusión nuclear, uno tiene que entender cómo se comporta el plasma, una sopa de electrones e iones, en un campo magnético", dijo en un comunicado Tom Killian, decano de Ciencias en Rice y autor correspondiente de un estudio publicado sobre el trabajo en Physical Review Letters.

Usando estroncio enfriado por láser, Killian y su equipo de estudiantes hicieron un plasma aproximadamente 1 grado por encima del cero absoluto, o aproximadamente -272 grados Celsius, y lo atraparon brevemente con las fuerzas de los imanes circundantes.

Es la primera vez que un plasma ultrafrío se confina magnéticamente, y Killian, que ha estudiado los plasmas ultrafríos durante más de dos décadas, dijo que abre la puerta para estudiar los plasmas en muchos entornos.

"Esto proporciona un banco de pruebas limpio y controlable para estudiar plasmas neutros en lugares mucho más complejos, como la atmósfera del sol o las estrellas enanas blancas", dijo Killian, profesor de física y astronomía.

"Es realmente útil tener el plasma tan frío y tener estos sistemas de laboratorio muy limpios. Comenzar con un sistema simple, pequeño, bien controlado y bien entendido le permite eliminar parte del desorden y realmente aislar el fenómeno que quiero ver".

El plasma es uno de los cuatro estados fundamentales de la materia, pero a diferencia de los sólidos, líquidos y gases, los plasmas generalmente no forman parte de la vida cotidiana porque tienden a ocurrir en lugares muy calientes como el sol, un rayo o la llama de una vela.

Al igual que esos plasmas calientes, los plasmas de Killian son sopas de electrones e iones, pero se enfrían mediante enfriamiento con láser, una técnica desarrollada hace un cuarto de siglo para atrapar y ralentizar la materia con la luz.