Martes 19
Octubre de 2021
X
Espectaculos

Alex Caniggia hizo trampa en Masterchef Celebrity y Martitegui fue lapidario en la devolución

El mediático no aceptó los consejos del jurado, violó el reglamento y elaboró un plato complejo que cosechó elogios y críticas.

13/05/2021

Se acercan las semifinales de la segunda temporada de Masterchef Celebrity y las exigencias son cada vez más altas. El miércoles de beneficios, donde compiten los mejores de la semana, fue protagonizado por Claudia Fontán, María O’Donnell, Georgina Barbarossa, Sol Pérez y Alex Caniggia. En disputa estaban las ansiadas medallas de oro y plata aunque a esta altura del certamen, el premio mayor parece ser evitar calzarse el delantal negro para evitar el domingo de eliminación.

El conductor Santiago del Moro dio la bienvenida y el jurado integrado por Germán Martitegui, Damián Betular y Donato De Santis desarrolló los lineamientos de la competencia. Como suele ocurrir, la consigna puso a prueba otras habilidades por fuera de lo estrictamente culinario. En la previa, los participantes debieron responder preguntas para ingresar a un mercado especial, que se pareció a una carrera de obstáculos. De allí tenían que tomar los ingredientes que quisieran para preparar un plato a elección, con el requisito que fuera innovador, y con el compromiso de utilizar todos y cada uno de los productos que habían tomado del mercado.

Vestido con la camiseta de la selección de fútbol de Nigeria, Alex Caniggia se mimetizó con el país africano desde el principio: “Yo soy el Rambo Schwarzenegger nigeriano”, se autodefinió durante su travesía por el mercado de donde salió muy convencido con su idea. Tan seguro estaba, que cuando Martitegui se acercó a su estación, no quiso saber nada sobre recibir consejos. ¿”Sabés qué Germán? Hoy no necesito tu ayuda”, lo recibió el hermano de Charlotte. “No digas esa frase que después tenemos problemas”, lo advirtió el chef que solo atinó a repasar los ingredientes y recordarle que tenía que usar todos, sin excepción.

Lo que tenía en mente el hijo de Claudio Paul y Mariana Nannis era una tortuguita con salsa de ostras, salsa verde y papas. Su presentación sorprendió al jurado. “Parece de restaurante”, evaluó De Santis. Todo parecía marchar sobre ruedas para el emperador nigeriano pero cuando empezaron las degustaciones se terminaron los elogios.

Las primeras sospechas llegaron de parte del propio Donato. “Vos tenías otros ingredientes en la mesa, ¿usaste todos?” sospechó el italiano. “Todos”, respondió Alex con seguridad. “¿La crema de leche donde está?”, insistió el chef. “Está ahí, en el verde”, contestó el participante, confiado todavía en llevarse el premio mayor de la noche. A su turno, Martitegui le reprochó no haber aceptado sus consejos. “Yo te voy a decir una cosa: Tendrías la dorada si cuando pasé por tu mesada hubieras aceptado ayuda”.

En tanto, Betular continuó con el interrogatorio y quiso saber dónde estaba la salsa picante. “Salsa no picante está ahí”; respondió algo confuso Alex, un poco por su intrincado lenguaje y otro por los primeros nervios que se colaban en su conocida seguridad. “Todo yo lo puse la carne, la corté, puse pimienta, sal, todo ahí adentro y lo mezclé. Y después lo puse al grill, para que chille”, respondió.

A la hora de la devolución, las críticas de Donato apuntaron contra la salsa de ostras, que la notó muy salada, aunque celebró la intención de hacer algo distinto. “Hay mucho que trabajar, pero sobre un buen camino”, opinó el italiano. Germán fue más duro, y volvió a tener un cruce con el mediático. Primero, coincidió con su colega en la floja preparación de las ostras: “Es una salsa muy traicionera para hacerla por primera vez”, agregó, en lo que pareció otro pase de facturas por haber rechazado su ayuda.

Pero lo más fuerte vino después. “Este plato no tiene la crema y no tiene la salsa picante. No tiene ninguna de las dos cosas”; sentenció el jurado y la sonrisa del emperador se pareció a una confesión. “¿Mentiste Alex?”, preguntó del Moro y el participante ensayó una defensa poco convincente. “En un momento como este, en el que se equivoca se va, estaría bueno que te dejes ayudar, y cocinarías mejor”, cerró el jurado, aludiendo por tercera vez al asunto.

“Emperador, me parece que esta medalla dorada va a tener que esperar”, lo encaró del Moro y Alex no tuvo más remedio de asentir. “¿La de plata no la querés?”, lo peleó el conductor intuyendo la respuesta negativa: “No, esa no. Prefiero que me den el delantal negro”, replicó el participante que completó su explicación en el back. “Medalla de plata. Bien barat”. El jurado le hizo caso y le otorgó el delantal del color que más le gusta, llevándolo sin escalas a la gala de eliminación. “Me encanta el domingo, es donde estamos los que tenemos los huevos bien grandes”, redobló el mediático.