Santiago del Estero, Jueves 26
Enero de 2023
X
Revista

Joven tiene alergia a su propio orgasmo, ¿la persona más desafortunada del mundo?

El hombre de 27 años durante una década evitó tener relaciones. Qué síntomas presenta cada vez que llega al clímax.

06/12/2022

Lo llaman "el hombre más desafortunado del mundo". Es que, si bien hay cosas peores, su condición es, al menos, compleja: no puede tener relaciones sexuales porque es alérgico a su propio orgasmo. Pero, ¿cómo reconoció esta alergia? El joven de 27 años presentaba síntomas parecidos a los de una gripe cada vez que llegaba al orgasmo, así se detalló en un artículo publicado en la revista médica Urology Case Reports sobre su extraño padecimiento.

La rara condición, que lo llevó a una profunda depresión, comenzó aproximadamente una década antes, por lo que el joven "evitaba activamente" tener relaciones sexuales.


Te recomendamos: “Gozaba intensamente” en su posición favorita, pero tuvo un orgasmo que casi la mata


Las glándulas linfáticas en su cuello y rostro se inflamaban durante el acto y la situación empeoraba al llegar al clímax. "Debido a la naturaleza angustiosa de sus síntomas, evitó activamente cualquier actividad sexual o relaciones románticas", escribieron los especialistas.

Una extraña afección

Tratando de encontrar una explicación -y una solución- a su problema, el joven consultó a una gran cantidad de médicos: urólogos, otorrinolaringólogos e, incluso, expertos en enfermedades infecciosas. Entre otras cosas, escanearon sus testículos, analizaron su semen y testearon su nivel hormonal. Todos los resultados fueron normales. También le dieron antibióticos, sin éxito.

Los médicos dijeron que la afección a menudo se diagnostica erróneamente y que los hombres pueden someterse a "numerosas pruebas y tratamientos potencialmente innecesarios".

Otros casos similares

Los expertos que llevaron el caso detallaron que, aunque se trata de una condición extraña, el joven no está solo.

Hasta ahora, se han descubierto otros 60 casos de hombres con lo que se ha denominado Síndrome de Enfermedad Posorgásmica (POIS).

Los científicos creen que se trata de una respuesta alérgica o autoinmune a su propio esperma. Lo que les provoca fiebre, tos, estornudos, debilidad muscular, así como problemas con el habla, la concentración y la memoria.

Los problemas pueden continuar entre dos días y una semana después de haber eyaculado, explican los médicos.

"Pero, dado que tan pocas personas conocen la afección, podría haber muchas más personas viviendo con ella", le dijo a Daily Mail el investigador Andrew Shanholtzer.

"Muchos proveedores de salud no lo saben, y mucho menos el público", agregó el Shanholtzer, de la Facultad de Medicina William Beaumont de la Universidad de Oakland, Estados Unidos.


Te recomendamos: ¿Quién describió por primera vez el orgasmo femenino?


"Es más que probable que esté infradiagnosticado, con muchos pacientes por ahí", añadió y contó que no hay consenso sobre la causa subyacente de POIS.

Pero Shanholtzer dijo que el problema podría comenzar después de que una infección o lesión en los testículos provoque que cantidades microscópicas de esperma se filtren en el torrente sanguíneo, a lo que el cuerpo responde.

Normalmente, el esperma tiene una membrana que lo separa del resto del cuerpo, pero si esta se daña, el cuerpo puede volverse contra sí mismo.

"Las células inmunitarias del cuerpo están entrenadas para atacar cualquier sustancia extraña que se encuentre", sostuvo Shanholtzer.

"Hay células especiales llamadas células de Sertoli que nutren y rodean a los espermatozoides y los mantienen aislados de las células inmunitarias. Cuando las células de Sertoli se dañan, el esperma se expone al sistema inmunitario por primera vez y el sistema inmunitario ataca al esperma como si fuera un virus o una bacteria extraña", explicó.

Esperanza de cura

Pero pese a que no se conocen las causas, los especialistas lograron, al menos por el momento, ayudar al hombre para que pueda volver a tener relaciones sexuales sin problemas.

Así, los médicos creen que se abre una esperanza de encontrar una cura definitiva para el problema.

Después de probar diferentes antihistamínicos en su paciente, descubrieron que uno específico de acción prolongada, llamado fexofenadina, ha llevado a una reducción del 90 por ciento en sus síntomas.

TAGS sexo