Santiago del Estero, Lunes 06
Febrero de 2023
X
Revista

Terapia de pareja: ¿funciona o no?

La convivencia en pareja puede resultar insostenible. Es entonces cuando la paciencia y la espera por un cambio favorable llega el límite y muchas relaciones se rompen.

17/01/2016

Llegado un momento en que por ejemplo situaciones como la falta de comunicación o tenerla a base de discusiones no faltan, la convivencia en pareja puede resultar insostenible. Es entonces cuando la paciencia y la espera por un cambio favorable llega el límite y muchas relaciones se rompen. Otras optan por intentar diferentes alternativas con el objetivo de darse una nueva oportunidad y entre estas una opción es acudir a terapia de pareja.

¿De qué trata la terapia de pareja?

En primer lugar y como en la mayoría de las cosas hay que asegurarse que existe la voluntad y el deseo de encontrar soluciones por ambas partes, de lo contrario por muy buenos que sean la terapia y el terapeuta de nada servirán.

Con frecuencia las parejas suelen estar inmersas en el conflicto que las aqueja y por lo mismo no son capaces de ver la problemática en perspectiva o de forma objetiva, lo cual hace que no vean posibles e innovadoras salidas para solucionarla. Es en este punto donde la terapia se convierte en una gran aliada porque puede aportar formas diferentes de abordar el problema, el terapeuta actúa de mediador neutral impidiendo que la discusión tenga lugar y favoreciendo el entendimiento entre ambos interesados.

En ocasiones es necesario estructurar una nueva manera de relacionarse, trabajar con habilidades de comunicación e implementar estrategias en función del problema que tenga la pareja para que esta salga adelante. La clave fundamental reside en el compromiso que cada uno asume, desde el simple hecho de asistir a las reuniones con el terapeuta, pasando por llevar acabo las acciones recomendadas hasta el tener una actitud abierta y receptiva a los cambios que se deben realizar, los que además supone modificar conductas y actitudes.

¿Funciona?

La terapia en pareja puede ser una verdadera solución antes de plantearse una separación, pero es importante tener claro que el terapeuta no hará nada por cada uno de los integrantes, es decir no hay soluciones mágicas para esto y ambos miembros son los que deben involucrarse a fondo en el proceso indicado.

Lo ideal es no esperar hasta que la pareja esté totalmente distanciada o próxima a terminar la relación sino que adelantarse ni bien se perciba que algo falla y se ha vuelto recurrente. Hay que ser pacientes porque las cosas no se resolverán en una sola sesión y muchas veces estas serán individuales y otras serán en pareja según lo crea conveniente el terapeuta.