Locales Rápido auxilio

Dos policías le salvaron la vida a una beba que se ahogaba

La madre llamó de urgencia a la comisaría y pidió ayuda. Ocurrió en el barrio Ejército Argentino.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
25/08/2019 -

Dos agentes de Policía evitaron que una niña de un año perdiera la vida luego de responder con premura al llamado de auxilio de una vecina del barrio Ejército argentino, quien mediante un llamado telefónico solicitó la presencia de los efectivos ya que su hija no reaccionaba a los estímulos maternos y presentaba un cuadro de ahogamiento.

El hecho tuvo lugar alrededor de las 9:30 del viernes, cuando una voz femenina al teléfono de la Comisaría 11 dejó trascender la desesperación de la situación que se vivía en el seno familiar y solicitaba la asistencia del personal.

De inmediato se hizo presente una Motocicleta Táctica de la prevención que se presentó en una vivienda de calle 66 del Bº Ejército Argentino y al entrevistarse con la propietaria, de nombre Mariana López de 34 años, tomó conocimiento que la hija de ésta, Nahiara Cabezas de un año y medio, presentaba problemas de ahogamiento, y a simple vista, los funcionarios se habrían percatado de que los labios de la pequeña habían tomado un color azulado, indicios de que ya no respiraba.

Rápidamente el Agente de Policía Exequiel Corbalán le practicó técnicas de primeros auxilios a la niña, mientras su compañero Agente Fidel Iñiguez realizaba los trámites para la presencia de la ambulancia y personal médico.

De esta manera, la colocó boca abajo sobre uno de sus brazos y le aplicó la maniobra Heimlich en lactantes, que consiste en dar pequeñas palmadas en la espalda de la bebé en casos de ahogamiento y Nahiara terminó por despedir el liquido que le impedía respirar.

Ante el peligro inminente, se solicitó autorización para el traslado de la menor a bordo de una unidad de la prevención, haciéndose presente el móvil 45 a cargo del oficial ayudante Mauro Villalba, vehículo en el que raudamente se la llevó hasta la U.P.A. del barrio Campo Contreras.

Una vez en el lugar, la menor fue examinada por una profesional de la salud, quien advirtió que la niña ya había comenzado a reaccionar a los estímulos y se le colocó una mascarilla con oxígeno, dejándola bajo los cuidados correspondientes e informó que ya se encontraba fuera de peligro.


Dejanos tu comentario
Últimas noticias