País Fase clínica 3

Vacuna de Oxford: las claves que la convirtieron en la más prometedora

Se produce en conjunto con el laboratorio AstraZeneca. En Argentina ya comenzó a ser elaborado el insumo fundamental que luego se enviará a México para su fraccionamiento y distribución.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
21/08/2020 -

Tras haber superado exitosamente las fases 1 y 2, la vacuna experimental contra la enfermedad COVID-19 llamada AZD1222 de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, fue una de las primeras en ingresar a la fase clínica 3, instancia clave para obtener, en caso de éxito, una aprobación de las autoridades regulatorias de salud.

Esa vacuna ya se está produciendo en el país, gracias a un acuerdo entre privados en el que también está involucrado México, por el laboratorio argentino mAbxience, una compañía biotecnológica internacional, especializada en la investigación, desarrollo y fabricación de anticuerpos monoclonales, parte del grupo farmacéutico Insud Pharma.

Cabe aclarar que esta vacuna AZD1222 ya se fabrica desde principios de junio en la India, Oxford, Suiza y Noruega. Y, según anunció la empresa con sede en Cambridge, esperan distribuir cientos de millones de dosis este año y al menos 2.000 millones a mediados de 2021.

Pascal Soriot, director ejecutivo de AstraZeneca, explicó que la fabricación de la vacuna tiene lugar ahora mismo para tenerla lista con varios millones de dosis producidas para cuando haya resultados prometedores y esté aprobada por las entidades regulatorias. “Por supuesto, esta decisión viene con un riesgo, pero es un riesgo financiero”, agregó.

Clave 1: estudios científicos avanzados

El lunes 20 de julio, AstraZeneca reveló los resultados provisionales del ensayo COV001 Fase I / II en curso que mostraron que AZD1222 fue tolerado y generó respuestas inmunes sólidas contra el virus SARS-CoV-2 en todos los participantes evaluados.

“El número de dosis que serán necesarias post pandemia no lo sabemos por el momento, tampoco si una sola dosis será suficiente, quizás puede ser así en la población joven. Lo ideal sería hoy decir que son dos dosis las que aseguran la eficacia de la vacuna”, explicó Soriot, durante el lanzamiento web de los resultados.

Según especificó Soriot, “el efecto de la vacuna es medido por un aumento de los anticuerpos y células T, generados en la sangre de los voluntarios que se prestaron al experimento; se comprobó que las personas que recibieron la vacuna llegaron a generar tantos anticuerpos como genera una persona que enfermó y se curó de COVID-19”.

Los resultados publicados en The Lancet confirmaron que una dosis única de AZD1222 resultó en un aumento de cuatro veces en los anticuerpos contra la proteína del pico del virus SARS-CoV-2 en el 95% de los participantes un mes después de la inyección. En todos los participantes, se indujo una respuesta de células T, que alcanzó su punto máximo el día 14, y se mantuvo dos meses después de la inyección.

Lo que demostró entonces la fase I y II de la vacuna Oxford- AstraZeneca es una actividad neutralizante contra el virus SARS-CoV-2, en el 91% de los participantes un mes después de la vacunación, y en el 100% de los participantes que recibieron una segunda dosis. Los niveles de anticuerpos neutralizantes observados en los participantes que recibieron una o dos dosis estuvieron en un rango similar a lo observado en pacientes convalecientes con COVID-19.

Clave 2: la plataforma médica que utiliza

Según la mirada de los expertos intervinientes en el proceso de investigación de la vacuna, la misma utiliza una versión debilitada de un virus del resfrío común (adenovirus), que causa infecciones en chimpancés y contiene el material genético de la proteína espiga del SARS-CoV-2. Luego de la vacunación, el sistema inmunitario queda preparado para neutralizar el virus SARS-CoV-2 en caso de una infección. AZD1222, anteriormente conocida como ChAdOx1nCoV-19, es la nueva vacuna.

Después de la vacunación, se produce la proteína de pico de superficie, preparando al sistema inmunitario para atacar el virus SARS-CoV-2 si luego infecta el cuerpo. El adenovirus recombinante (ChAdOx1) se eligió para generar una fuerte respuesta inmune, a partir de una dosis única y no se replica, por lo que no puede causar una infección en el individuo vacunado.

Clave 3: inversión a riesgo y sin beneficios económicos

El enfoque estratégico de AstraZeneca se ha centrado en asociarse con científicos, gobiernos, organizaciones multilaterales y fabricantes para establecer acuerdos para el desarrollo, suministro y distribución de la vacuna en el caso de que resulte eficaz y bien tolerada. Estamos trabajando incansablemente hacia el objetivo de apoyar el acceso amplio, oportuno y equitativo a la vacuna candidata a un ritmo sin precedentes.

AstraZeneca ha anunciado alianzas con el Reino Unido, EEUU, Brasil, Japón, IVA, CEPI y Gavi y SII para suministrar más de 2 billones de dosis de la vacuna en desarrollo.

Actualmente, América Latina concentra el 45% de las muertes del mundo por coronavirus, lo que resulta una razón suficiente para que distribuir una vacuna contra el COVID-19 se convierta en una prioridad en esta región. El acuerdo entre el laboratorio AstraZeneca-Oxford con el Estado nacional contempla una producción en escala –que garantizará al menos 11 millones de dosis en el caso argentino, entre fines de 2020 y primer semestre de 2021–; disponibilidad oportuna –actualmente la vacuna está en fase 3 con testeos en un universo de 10 mil voluntarios en Reino Unido, Brasil, Sudáfrica y próximamente en los Estados Unidos– y un costo accesible (se proyecta un valor de entre 3 y 4 dólares cada dosis). La apuesta del tándem científico Oxford y AstraZeneca fue realmente de riesgo, bajo la metodología conocida como non profit (sin ganancias), hasta que se terminen las aprobaciones regulatorias completas y ceda el tiempo de la pandemia.

Fuente: Infobae

Dejanos tu comentario
Últimas noticias