Santiago del Estero, Viernes 21
Junio de 2024
X
Policiales

Un santiagueño prófugo tras un brutal femicidio en Chaco: citó a su ex “para hablar” y la mató

Ocurrió en la localidad de Pampa del Infierno. La víctima fue encontrada por su hijo de 14 años en un descampado inmersa en un charco de sangre con una herida en la cabeza, cuchillazos en el abdomen y un martillo entre sus piernas.

02/02/2024

Ariel Armando Vargas, oriundo de la localidad santiagueña Urutaú (departamento Copo), es intensamente buscado luego de protagonizar un brutal femicidio en Pampa del Infierno. Lo acusan de citar a su ex pareja al monte y asesinarla salvajemente utilizando un martillo y un puñal. La Justicia chaqueña pidió su captura nacional.

Según la investigación, Vargas huyó tras atacar brutalmente a su ex Ruth Florentina Cevilan, quien fue hallada por uno de sus hijos, sin vida en un camino vecinal, descalza y completamente ensangrentada.

El hombre está sindicado de ser el autor de las letales heridas —en la cabeza y estómago— que le dieron muerte a Cevilán, a quien había citado a través de un mensaje de whastapp, para "hablar" y terminó asesinándola.

El brutal femicidio que generó una gran conmoción, fue descubierto durante la mañana del jueves por un hijo de 14 años de la víctima.

El macabro crimen se conoció cerca de las 10.30 cuando el adolescente, al ver que su madre no había regresado a la casa —donde residía junto a él y a sus hermanos de 7 y 16 años, en el barrio Primavera— salió a buscarla.

Según revelaron fuentes cercanas, la mujer —que estaba separada del acusado desde hace cuatro meseshabía recibido un mensaje por parte de su ex que la citó a una zona montuosa, ubicada a pocos kilómetros de la casa.

Ruth, sin imaginar la brutalidad que la esperaba, sacó su bicicleta y emprendió el viaje para encontrarse con el padre de sus hijos, un empleado de la construcción que tenía una prohibición de acercamiento ya que ella misma lo había denunciado.

Nada se sabe sobre qué sucedió cuando Vargas se encontró con Ruth. Lo único cierto es que ella apareció sobre el piso, sin sus calzados, inmersa en un charco de sangre con una herida en la cabeza, cuchillazos en el abdomen, un martillo entre sus piernas y una bolsa de arpillera a pocos metros.

Ante el macabro escenario, el menor pidió ayuda. Vecinos de la zona lo asistieron y llamaron a la policía. Enterado del brutal crimen, la Fiscalía chaqueña, a cargo de la Dra. Liliana Lupi, dispuso que se preservara el lugar.

Personal del gabinete científico del Poder Judicial de Sáenz Peña realizó las pericias correspondientes. Posteriormente, Móvil Tanatológico de Charata trasladó el cadáver de la víctima al Hospital Judicial de Sáenz Peña.

Tras el asesinato, el femicida se dio a la fuga. Una comitiva de la policía de Chaco trabajaba, junto a la policía santiagueña en Monte Quemado, donde podrían estar escondido el asesino.

TAGS Femicidio