Javier Milei: "El país está en camino a una híperinflación"

El analista abordó varios temas de la agenda económica. Entre ellos, la inflación, sobre la que señaló que la que informa el Indec, es un tercio de la real por los precios reprimidos que contiene.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
20/09/2020 -

¿Qué opinión le merece la decisión de restringir la compra de dólares de esta semana?

Desde mi punto de vista, es una medida inmoral impulsada por un gobierno liberticida, donde básicamente la medida es inmoral porque si vos te ganas tu dinero de modo honesto, sirviendo al prójimo con bienes de mejor calidad o mejor precio, es lo que les permite dispensar a los políticos que pueden restringir nuestra libertad de elección sobre el conjunto del consumo, ¿quiénes son ellos para restringir qué bienes podemos comprar y cuáles no? El dólar es un bien más de la economía, ¿bajo qué argumentos pueden decir que no podemos comprar dólares?

Esta medida también tiene un elemento que constituye una estafa, porque en realidad los argentinos no es que compran dólares por una cuestión de capricho sino que compran dólares básicamente porque es el único mecanismo que encontró la población a lo largo del tiempo para protegerse de la estafa que representa el impuesto inflacionario. En la Argentina el impuesto inflacionario ronda entre los 5 y 6 puntos del PBI no es un número menor. Además, es un impuesto que no está legislado, por lo tanto es ilegal, por lo tanto es una estafa.


En lo económico, ¿qué efecto tiene?

Parece que Marcó del Pont -titular de la Afip ex presidenta del BCRA- no aprendió nada porque no le alcanzó con el daño que hizo entre 2011 y 2015 donde no solo no evitó que se perdieran reservas sino que, además, la economía quedó estancada. Cuando se tiene un exceso de demanda en el mercado de divisas queda un exceso de oferta en todo el resto de la economía: Hay un exceso en el mercado de bonos, alta tasa de interés, un exceso de oferta en el mercado de bienes, por lo tanto está detenido el nivel de actividad y si cae el nivel de actividad no sólo hay una menor inversión porque queda capacidad ociosa sino, además, con una situación donde cae la demanda de trabajo y con eso, cae tanto el nivel de empleo como el salario real. Obviamente, cuanto más rígido es el mercado laboral, mayor es la tasa de desempleo y al mismo tiempo el exceso de oferta de dinero mete presión sobre el nivel de precios por lo tanto estamos frente a una medida que lo único que causa es daño y los únicos beneficiados de todo esto son los políticos que cobran más impuesto inflacionario.

Comprar dólares es el único mecanismo que encontró la población a para protegerse de la estafa que representa el impuesto inflacionario.


¿Cómo cree que va a seguir la inflación?, ¿hay riesgo de espiralización?

El primero que tendría que estar preocupado por estas cuestiones es el Gobierno porque si el gobierno de ‘científicos’ dice que los precios están determinados por el tipo de cambio, habría que avisarles que hace poco más de un año, previo a las Paso, el dólar estaba en $40 y ahora está en $145 o sea hubo una devaluación del 250% por lo tanto hay subyacente una deflación de 250 puntos con lo cual eso es un nivel de hiperinflación moderna. No sólo en ese punto sino que hay otro tema importante que es que si se toma la conversión dada por lo que son los pasivos monetarios sobre las Reservas de Libre Disponibilidad, se tiene unos pasivos monetarios entre base monetaria, leliqs y pases, por el equivalente a 4,8 millones de pesos y hay reservas de Libre Disponibilidad por 2.500 millones, que podría ser menor. Es decir que el tipo de cambio de cobertura está arriba de 1.000, eso lo que te muestra es el tamaño del desequilibrio monetario monstruoso que tiene la Argentina.


¿Cuánto influye la emisión monetaria en esta situación?

Esto se puede pensar de otra manera que es bajo la lógica monetaria y se puede decir, que hay una explosión en la cantidad de dinero. Hay entre Leliqs y pases (instrumentos monetarios del BCRA), más que una base monetaria porque es 2,3 millones contra 2,5 millones, y en función de eso si se tuviera una corrida la cantidad de dinero se duplica en 28 días, además está la emisión que queda hasta fin de año de lo que resta de déficit fiscal primario en torno a los 8 a 10 puntos del PBI. También hay que financiar el déficit cuasi fiscal, entonces cuando se quieren dar cuenta tienen una explosión de dinero, de oferta de dinero. Además, la demanda de dinero cae porque en el primer semestre hubo 8.000 millones de dólares de superávit comercial pero el BCRA perdió 1.500 millones. La actividad, según el gobierno, cae 12% con lo cual están todos los condimentos propios para una hiperinflación.


¿Hay otro indicio que esté marcando ese camino?

Esto se puede ver con facilidad si se toma el dato, por ejemplo, del primer semestre, donde se tiene el 70% del índice inflacionario acuarentenado. Es decir 40% del índice de sectores que están en cuarentena, otros 30 puntos entre sectores con precios regulados con tarifas pisadas y precios controlados y un 30% vinculado a alimentos y bebidas. Si se tiene una brecha que estaba en torno al 100%, quiere decir que hay una inflación reprimida de 30 y pico de puntos porcentuales, eso con una inflación juntada en el primer semestre del 14% quiere decir que esta cerca del 50%. Pero eso anualizado da cerca de 120%. Pero si se toma el último dato (agosto) redondeando en 3% la inflación, si con un tercio del índice se generó eso, quiere decir que la inflación verdadera viene viajando al 9 o 10% mensual, para tener una idea es una inflación anualizada por arriba del 200%, o sea que en el fondo la Argentina está camino a una hiperinflación. Si se está emitiendo dinero a mansalva, la gente lo repudia y la actividad cae, es una cuestión de tiempo, no tiene mayor misterio. Es más: cualquiera de las hipótesis con las que trabaja el Gobierno para explicar la inflación da peor el número, ya sea lo que tiene que ver con la devaluación de los últimos 12 meses, previo de las Paso contra ahora que ahí se tiene una devaluación del 250%. O lo que tiene que ver con el ratio de cobertura del tipo de cambio, se mire por donde sea el número es calamitoso.


Esta semana el Presidente dijo que “los dólares hacen falta para producir, no para guardar”, ¿qué opinión tiene al respecto?

Lo primero que tendría que tener en cuenta es que todos sus ministros, quien más o quien menos, acumulan en dólares, por lo tanto los primeros que le estarían jugando en contra son sus propios ministros. En segundo término, quién es Alberto Fernández para determinar qué es lo que una persona tiene que hacer con los dólares? Porque aparte la pregunta es: ¿acaso él es el dueño de los dólares? Es todo un tema no menor. Pero la estupidez se corona con la segunda parte de la frase donde condena la especulación, pero ¿qué es un especulador? Alguien que compra barato y vende caro. Una empresa, para hacer beneficios, cuanto más beneficios logra en un mercado competitivo sin intervención del Estado, en el fondo lo que se tiene es que es un benefactor social y esa actividad es una especulación . En el fondo, el Presidente está condenando a los que están generando bienestar.

¿Quién es Alberto Fernández para determinar qué es lo que una persona tiene que hacer con los dólares?


El presidente del BCRA dijo esta semana que mientras no suba el dolar oficial no tendría efecto en precios, ¿es así?

Es una estupidez. Creen que los precios vienen determinados por los costos y en realidad, los precios determinan los costos. En realidad, los precios suben porque está perdiendo poder adquisitivo el peso porque hay una explosión de oferta monetaria y un derrumbe de la demanda de dinero y del nivel de actividad económica. Ese error también lo cometió Prat Gay.

Últimas noticias