País

Así es el sexo durante las vacaciones de verano

La fantasía juega un papel importante en los días de descanso que permite un reencuentro con la pareja. ¿Sabías por qué resurgen las aventuras fogosas que inquieta nuestra mente?. Un grupo de expertos te cuenta tal como es.

[2013-01-13] La rutina diaria atenta contra la pasión: la falta de tiempo, las obligaciones cotidianas yel estrés en el que vivimos inmersos pueden provocar que nuestra vida sexual disminuya.

Sin embargo, siempre ronda por nuestra cabeza la idea de que cuando lleguen las vacaciones todo cambiará, nuestra mente dará rienda suelta a la fantasía y retomaremos la pasión que se apagó durante el año. Pero muchas veces eso no sucede.

“Tengamos presente que hay parejas que no reaccionan favorablemente a las vacaciones. Por el contrario, al estar obligadas a compartir todo el tiempo pueden incrementarse los roces, la violencia o el aburrimiento”, explicó la psicóloga Adriana Guraieb en una entrevista con Infobae.

“En esos casos, deberíamos aceptar que la pareja está en un desgaste que puede devenir en una crisis y será el momento de solicitar ayuda para resolver la situación y no perpetuar o agravar el conflicto”, agregó la autora del libro Peter Pan y sus mujeres, de ediciones Letra Viva.

Pero ¿qué sucede en el caso de aquellos que vacacionan con sus hijos pequeños? Guraieb sostuvo que la pareja necesita tiempo y mucho diálogo profundo para no entregarse exclusivamente a ser padres y rescatarse como hombre y mujer.

“Deben asegurarse de buscar tiempos y espacios de tranquilidad para estar solos, y dejar a los niños con personas con la suficiente confianza para que puedan relajarse y tener un momento placentero que beneficiará la relación”, aconsejó.

El Dr. Harry Campos Cervera, médico psiquiatra y psicoanalista, indicó que muchas veces los encuentros sexuales de las parejas durante las vacaciones son demasiado idealizados previamente y, cuando la expectativa no se cumple, aparece la frustración. “Se ponen a hacer planes que después no se condicen con la realidad. Lo mejor es ir sin expectativas de lo que va a pasar y que vaya ocurriendo lo que tenga que ser”.

El especialista explicó que, en el caso de las parejas que no están acostumbradas a compartir tanto tiempo, las vacaciones pueden ser una fuente de conflicto. ”El hecho sexual no es sólo lo que pasa en el momento sino todo lo que va ocurriendo en el día, que los predispone para bien o para mal”, indicó.

“Hay que tratar de divertirse, encontrar momentos para compartir no sólo vinculados a lo sexual. Jugar y pasarla bien sin estar exigido por un ideal de cumplimiento imaginario: hay que crear el momento y disfrutar de ello”, finalizó Campos Cervera.

Fuente: Infobae.com

INGRESA TU COMENTARIO - Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad
de sus autores. Es un espacio para la construcción de ideas y la reflexión. No lo use para atacar
el pensamiento contrario.